Edwin Rodríguez cumplió sus objetivos: 17 peloteros subieron a Grandes Ligas

Completó con éxito su campaña con los Chihuahuas de El Paso, filial Triple A de los Padres de San Diego.

El éxito no siempre se mide con victorias. Hay resultados que trascienden esa malacostumbre de enfocarse, exclusivamente, en ganar. Edwin Rodríguez es un veterano y tiene ese libreto más que leído.

Y es que 40 años en el béisbol no pasan en vano. Por tanto, haber quedado fuera de la postemporada en la Liga de la Costa del Pacífico con los Chihuahuas de El Paso —filial Triple A de los Padres de San Diego— no puede ser más importante que el hecho de que 17 de sus peloteros hayan sido llamados a las Grandes Ligas en el 2019.

Rodríguez tiene muy presente las prioridades con sus discípulos. Ganar es bonito, pero en las menores hay que desarrollar talento y alimentar al equipo grande. Esa es la misión, el pan de cada día de los verdaderos ganadores.

“No hay mejor satisfacción que esa. A todos nos gusta ganar, claro que sí. Terminamos segundos en la división jugando para buen récord (80-60). Pero realmente la filosofía  nuestra es distinta, porque la prioridad es desarrollar a los jóvenes. Este año fueron 17 los peloteros que subieron a las Grandes Ligas, 15 de ellos con los Padres y dos de ellos fueron cambiados”, informó el exdirigente de la selección nacional.

Los únicos dos jugadores que subieron y quedaron fuera de la organización californiana fueron José Pirela, traspasado a los Phillies de Filadelfia, y Alex Dickerson, enviado a los Gigantes de San Francisco.

Este año los Chihuahuas establecieron una nueva marca de victorias consecutivas, con 11 triunfos al hilo bajo el mando del nuestro.

De acuerdo con Rodríguez, el futuro de los Padres luce brillante, a pesar de que el 2019 no fue un año muy positivo en el oeste de la Liga Nacional, donde hasta ayer figuraban cuartos, con marca 68-82, ya fuera de la postemporada.

“Es un equipo de futuro. La llegada de Manny Machado, con Eric Hosmer, el mexicano Luis Urías y Fernando Tatís Jr. es, posiblemente, uno de los mejores cuadros que hay en las Grandes Ligas. Sin duda. El éxito es cuestión de tiempo en el equipo”, aseguró.

Rodríguez no dirigió a Tatís Jr. en las menores, porque dio el salto desde la Doble A, pero fue parte de su desarrollo. La promesa dominicana, de solo 20 años, ha conectado 22 jonrones y acumula 53 carreras empujadas en solo 84 juegos como novato.

“Tuve la oportunidad de trabajar con Tatís Jr. y es un pelotero con un futuro muy, pero muy prometedor. Urías también. Esa combinación de campocorto y segunda base seguirá dando mucho de qué hablar. Son peloteros maduros, con una mentalidad de líderes en el terreno de juego. Son maduros. Su crecimiento continuará”, dijo.

Lo próximo en la agenda de Rodríguez es sostener algunas reuniones con los directivos de los programas de ligas menores de los Padres y continuar trabajando en estrategias para solidificar la finca de la novena de San Diego.

Sobre la postemporada de las Mayores, Rodríguez ya tiene definido el escenario finalista: Astros en la Americana y Dodgers en el viejo circuito.

“Me parece que los Astros de Houston son un equipo balanceado, con una estructura sólida. Me voy con ellos, a pesar de que los Yankees han tenido una gran temporada. En la Nacional no veo a ningún equipo por encima de los Dodgers. Mucha consistencia en ese equipo y están jugando muy buen béisbol desde el día uno”, puntualizó.