Edgar Martínez, a su cita con la inmortalidad

Aquí lo que debes conocer sobre esta leyenda del béisbol boricua

¡Llegó el día! Esta noche, a partir de la 7:00 (hora de Puerto Rico), se darán a conocer los resultados de la votación que definirá los nuevos integrantes del Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown. Y una cosa es casi segura: la selección del boricua Edgar Martínez.

El legendario exjugador de los Marineros de Seattle podría convertirse en el primer bateador designado en la historia en ser elegido para ser un inmortal por la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA, por sus siglas en inglés). El puertorriqueño, quien dijo presente en las boletas por décima y última vez, se convertirá en el quinto hijo de Borinquen que suma su legado al importante recinto que ubica en Nueva York, de ser anunciado por el presidente del Salón de la Fama, Jeff Idelson.

Se espera que la Clase del 2019 quede conformada por el panameño Mariano Rivera, el fenecido Roy Halladay, Mike Mussina y Martínez. En el caso de Rivera, hasta ayer no había recibido el 100% del favor de los votantes que revelaron sus boletas.

En el último lustro, la BBWAA ha elegido al menos dos candidatos por clase. En total, 16 leyendas han sido exaltados en los pasados cinco años, incluidos tres latinos (Pedro Martínez, Vladimir Guerrero e Iván “Pudge” Rodríguez).

edgar

De hecho, Mariano y Edgar elevarían a seis la cantidad de peloteros latinoamericanos exaltados al recinto de los inmortales en la década corriente (desde el 2010), pues más allá de “Pudge”, Martínez y Guerrero, en el 2011 el boricua Roberto Alomar también fue seleccionado.

Roberto Clemete (1973) y Orlando “Peruchín” Cepeda (1999) fueron los primeros puertorriqueños en asegurar su espacio en Cooperstown.

Lo que debes conocer sobre Edgar Martínez

Jugó 18 temporadas, todas con los Marineros.

Participó en siete Juegos de Estrella (1992, 1995-1997, 2000, 2001, 2003).
Ganó cinco Bates de Plata (1992, 1995, 1997, 2001, 2003).

Finalizó tercero en la carrera por el MVP de la Liga Americana en 1995 y sexto en el 2000.

Ganó títulos de bateo en la Liga Americana en 1992 (.343) y 1995 (.356).

Lideró las Mayores en OBP tres veces (1995, 1998-99) y estuvo en el Top 5 en siete ocasiones.

Bateó .300 o más en 10 temporadas completas (1990-92, 1995-2001).

Empujó 100 o más carreras en seis ocasiones (1995-98, 2000-01) y anotó 100 o más carreras cinco veces (1992, 1995-97, 2000).

Es uno de de solo nueve jugadores en la historia con al menos 300 jonrones, 500 dobles, promedio de bateo por encima de .300, un OBP superior a .400 y un Slugging por encime de .500.

Es el líder histórico de los Marineros en carreras anotadas (1,219), dobles (514), bases por bolas (1,283), RBI (1,261) y extrabases (838).

Ganó el Premio Roberto Clemente en 2004, el mismo año que el liderato de las Grandes Ligas bautizó el premio anual del mejor bateador designado de la liga con su nombre.