Cora: "Pude decirle al pueblo de Caguas lo mucho que significa para mí"

Alex Cora se unió a su pueblo finalmente durante el día de hoy en una gran fiesta.

(Foto: Rafael Luna)

CAGUAS – Todo comenzó con un estricto protocolo de seguridad. Poco se vio de la llegada de los Medias Rojas de Boston al aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín. Pero ahí no fue que comenzó la fiesta.

Una vez en suelo boricua, los muchachos de Alex Cora arrancaron hacia Caguas para celebrar con el pueblo un triunfo histórico. Poco más tarde del mediodía se formó el jolgorio en el Paseo de las Artes.

A Cora lo acompañaron los peloteros Eduardo Rodríguez y Eduardo Núñez. También dijeron presente el receptor boricua Christian Vázquez y el coach Ramón Vázquez.

Alex Happy

"Habíamos venido en febrero por María y venir ahora en forma de celebración es un gran final a una gran temporada", dijo Sam Kennedy, CEO de los Medias Rojas, en un aparte con El Calce.

Sobre Cora, Kennedy indicó que "saca lo mejor de sus jugadores y eso lo que todo dirigente debe hacer", acotó el estadounidense.

Mientras, Cora señaló que al fin pudo "dar un paso para atrás y respirar un poquito".

"Me sentí emocionado porque pude decirle al pueblo de Caguas lo mucho que significa para mí", expresó momentos después de tirar unos pasitos al son de una plenita que allí le tocaron.

Como parte de las festividades, los peloteros fueron agasajados con lechón y arroz con gandules, entre muchos otros manjares borincanos para degustar.

Cora, exgerente general de los Criollos, también recibió galardones de parte de su pueblo por la gesta alcanzada hace varios años con la novena de Caguas, al igual que, claro está, por el inmenso triunfo con los Medias Rojas.

El trofeo fue alzado ante la multitud que tenía frente a él. Eso era para Caguas, Alex quería que lo supieran.

"Yo creo que fue más difícil dirigir a Caguas que a los Red Sox", bromeó en una instancia.

Cora bailó y gozó con su pueblo hasta antes del anochecer. A eso de las cinco de la tarde los Medias Rojas regresaron al Aeropuerto Luis Muñoz Marín donde les esperaba el avión de Jet Blue de los Red Sox.

Partirían entonces hacia Boston, donde mañana participarán de un reconocimiento con los Patriots de Nueva Inglaterra, equipo bostoniano de la NFL.