Christian Eriksen y la escalofriante escena que estremeció la Eurocopa

Diache...

Christian Eriksen yacía inconsciente en el césped y su pulso se debilitaba. De inmediato, el médico de la selección danesa Morten Boesen se percató de que no podía perder un segundo.

“Estaba respirando y yo podía sentir su pulso, pero de pronto algo cambió”, relató Boesen el sábado. “Y como todos vieron, comenzamos a darle RCP (resucitación cardio-pulmonar)”.

Los 10 minutos siguientes fueron de los más escalofriantes que se hayan presentado durante un partido de la Eurocopa de naciones. Varios médicos trabajaron frenéticamente para dar compresiones en el pecho al mediocampista danés, mientras sus compañeros trataban de contener el llanto y formaban un círculo en torno de él, a fin de protegerlo de las miradas del público y de las lentes de las cámaras.

eriksen

Y al fin, el silencio sepulcral que había invadido el Parken Stadium se apagó con una aclamación atronadora.

“Logramos traer de regreso a Christian”, dio Boensen. “Me habló antes de que lo lleváramos al hospital”.

Eriksen se encontraba consciente y estable el sábado por la noche, horas después de su hospitalización en Copenhague, informó la Federación Danesa de Fútbol.

Su desvanecimiento, a los 43 minutos del partido ante Finlandia, derivó en la decisión de suspender el encuentro durante más de hora y media. Luego, ambos equipos tomaron la decisión de seguir jugando.

Finlandia se impuso por 1-0 con un tanto de Joel Pohjanpalo a los 60 minutos. Más tarde, el arquero finlandés Lukas Hradecky atajó un penal.

Pero al final, el resultado pasó a un segundo plano de relevancia.

“Desde luego, no puedes jugar un partido con estas sensaciones”, reconoció el técnico de Dinamarca, Kasper Hjulmand. “Lo que tratamos de hacer fue increíble. Es increíble que los jugadores hayan logrado salir y jugar el segundo tiempo”.

De acuerdo con la UEFA, los dos equipos sostuvieron una reunión de emergencia antes de decidir que seguirían jugando. Los futbolistas volvieron a la cancha, recibidos por una ovación, para realizar un inusitado segundo calentamiento.

Hjumland relató que se dio a los conjuntos la alternativa de finalizar el encuentro el sábado o posponerlo para el domingo.

“Los jugadores no imaginaban que podrían dormir esta noche, mucho menos que podrían levantarse mañana, abordar el autobús y jugar un partido”, explicó el estratega. “Sinceramente lo mejor fue dejar esto atrás”.

Eriksen había dado recién un pase corto cuando se tambaleó y cayó de bruces sin que mediara contacto alguno. De inmediato, sus compañeros hicieron gestos hacia una banda para solicitar la atención médica.

Los paramédicos ingresaron a toda prisa y aplicaron las compresiones.

La novia de Eriksen, Sabrina Kvist Jensen, ingresó en la cancha. El capitán Simon Kjaer y el arquero Kasper Schmeichel la consolaron mientras lloraba.

Los seleccionados finlandeses se agruparon en su banquillo, antes de marcharse a los vestuarios, lo mismo que el cuerpo arbitral. La atención a Eriksen continuó por varios minutos.

eriksen

Eriksen fue retirado eventualmente, mientras el público lo ovacionaba. Sus compañeros caminaban junto a la camilla.

Piero Volpi, médico del Inter, dijo a The Associated Press que el club italiano estaba en comunicación con la Federación Danesa, el entrenador y el médico de la selección.

“Pero todavía no sabemos nada”, comentó Volpi. “Oímos lo que informó la UEFA, y todos estamos contentos de que él se encuentre estable. Pero es todo lo que sabemos”.

Volpi dijo que Eriksen jamás había contraído COVID-19 ni presentaba alguna condición médica delicada de la que él estuviera al tanto. Aseguró que el futbolista había aprobado todos los exámenes médicos sin problemas desde enero de 2020, cuando se incorporó al conjunto Nerazzurro, procedente del Tottenham.

“Pero hablaremos cuando el momento sea oportuno”, añadió Volpi acerca del historial médico de Eriksen. “Por ahora, lo más importante es que él se recupere”.

Todas las fotos: AP

eriksen

Eriksen es una de las figuras principales de Dinamarca. La imagen del jugador desplomado mientras quienes le rodeaban trataban de ayudarlo desesperadamente causó conmoción entre los 15.000 espectadores que acudieron al Parken Stadium.

Fue posible ver a algunos hinchas que lloraban abrazados en el graderío.

Mientras los espectadores en el inmueble esperaban información actualizada, un grupo de seguidores finlandeses comenzó a corear “Eriksen”.

Una ovación respondió después al anuncio de que el jugador se hallaba “estable y despierto”.

El hecho trajo a la memoria los casos de otros jugadores que se han desvanecido en la cancha, incluido Fabrice Muamba, quien requirió de resucitación cardiopulmonar en 2012, tras colapsar en un encuentro entre el Bolton y el Tottenham en el estadio white Hart Lane de Inglaterra.

Muamba, quien se recuperó satisfactoriamente, emitió un tuit en momentos en que Eriksen era trasladado al hospital.

“¡Dios, por favor!”, escribió.