Chelsea resuelve la misión y va pa' la final de la Copa de Liga

Tendrán que enfrentarse al Arsenal o Liverpool

AP

Tal como lo logró durante su primera campaña en el cargo, Thomas Tuchel dirigirá al Chelsea en otra final.

De hecho, en menos de un año, el estratega ha conseguido algo inédito en el equipo: Avanzar a cada una de las finales relevantes posibles para un club inglés.

Un cabezazo de Antonio Rüdiger dio a los Blues el triunfo por 1-0 el miércoles en la vuelta de las semifinales de la Copa de la Liga. El conjunto completó así un global de 3-0 sobre Tottenham, su rival londinense.

En la próxima final del 27 de febrero, el equipo del oeste de Londres se medirá con el Arsenal o el Liverpool, que se enfrentan este jueves en su partido de ida. Tuchel buscará sumar un cetro a la Liga de Campeones de Europa que conquistó en mayo con una jornada más memorable en Wembley.

El año pasado, el estratega alemán había caído en la final de la Copa de la FA.

“Es bueno que no tengamos temor de decir que queremos ser finalistas y ganar finales”, recalcó Tuchel. “Pero simplemente no podemos esperar que ganaremos cada título que esté disponible. Tampoco debemos ser arrogantes”.

La exhibición de Chelsea fue de nuevo tan destacada que dio al Tottenham pocas oportunidades de generar peligro, salvo por un par de supuestos penales y un aparente tanto del empate, que fueron correctamente invalidados por el videoarbitraje (VAR).

Ello debió molestar a Antonio Conte, quien comenzó hace un par de meses su gestión como entrenador del Tottenham con un plantel que parecía carecer de suficientes recursos para aspirar a lo que sería su primer trofeo desde 2008, cuando superó al propio Chelsea y conquistó la Copa de Liga.

Chelsea disputará su 15ta final desde entonces, incluyendo la Copa de la FA obtenida por Conte en 2018, cuando completó sus dos años de estadía en el equipo.

“Disfrutamos jugar para un club ambicioso”, expresó Tuchel. “Esto es un regalo. El club afina la mentalidad de los jugadores”.

Pese a la posibilidad de aprovechar esta competición para cortar la sequía de títulos, Tottenham no recurrió a su mejor once posible. Conte habría privilegiado el derbi del norte de Londres, previsto para el domingo ante el Arsenal, y la posibilidad de avanzar a los cuatro primeros puestos de la Liga Premier.

El capitán y portero Hugo Lloris se quedó en el banquillo. Pierluigi Gollini apareció en su lugar por primera vez desde una derrota vergonzosa ante el Mura de Eslovenia en noviembre.

El arquero italiano falló en su intento de alejar con los puños un corner ejecutado por Mason Mount. El balón terminó impactando la nuca de Rüdiger para irse a las redes.