Casiano: “Todo tiene lógica en el básquet FIBA”

El Calce llegó hasta la guarida pirata para hablar con el dirigente de la selección nacional.

 

QUEBRADILLAS – Llueven gotas de febrero afuera del coliseo Raymond Dalmau. Adentro, llueven balones de básquet porque los Piratas de Quebradillas calientan para la práctica de esta tarde.

“Hoy me levanté contento, hoy me levanté feliz…”, dispara la voz de Bad Bunny desde una bocina que ambienta el tabloncillo. Sin embargo, a Eddie Casiano, dirigente de los Piratas y de la selección nacional, le debe gustar más la parte que va después: “Aunque dicen por ahí que andan hablando de mí, ¡Hey! J*da, que se j*da, que se j*da, ¡Hey!”.

“Yo no le temo al fracaso”, dice Casiano cuando le ponemos el escenario más tétrico que pudiese enfrentar dentro de dos semanas: la eliminación de Puerto Rico del escenario mundialista FIBA.

Antes de que a usté, persona que nos lee, le dé un yeyo con tan mero pensamiento, sepa que Casiano anda con el puñal en la boca pa’ buscar esa clasificación en los partidos de la ventana FIBA que se efectuarán el 22 y el 25 de este mes en el Coliseo Roberto Clemente. Como ya se ha mencionado, el juego que hay que sacar – sí o sí – es el del 25 contra Uruguay, aunque Casiano cumple el protocolo de subrayar que “yo difiero, los dos hay que ganarlos”.

Entonces, le hablamos del último partido contra Uruguay. En la segunda mitad, las cámaras de las transmisiones de FIBA recogen al dirigente Rubén Magnano señalando a gritos el pecado original jordanesco del que sufre el baloncesto puertorriqueño: “¡Uno contra uno! ¡Uno contra uno es lo que siempre hacen!”. Llámamos a capítulo a Casiano, pues esta pachotá internacional hay que explicarla.

Eddie Casiano

“Chico, eso es lo que llevamos diciendo aquí en Puerto Rico todo el tiempo durante los últimos 10 años. Lo dice Flor, lo dice Julio, pero ahora lo escuchan de otro dirigente y le dan credibilidad. Nosotros necesitamos jugar pausado, moviendo la bola, con más opciones de grandes porcientos de tiro. El básquet FIBA te gana en las rotaciones defensivas y te hace defender cinco, seis, siete, ocho pases. Todo tiene lógica en el básquet FIBA”, apuntó.

Casiano, empero, dice que el juego del baloncelista puertorriqueño, “no es que se haya desplomado” en comparación con el resto del mundo, aunque asiente cuando se le cuestiona si el jugador boricua está engreído pues entiende que esta dinámica del uno contra uno “es algo que vemos desde las categorías menores”.

“Tenemos que aprender a jugar en conjunto desde categorías menores, a reaprenderlo diría yo. Te lo repito: en la manera que se juega FIBA todo tiene lógica. Hay que hacer seis, siete, ocho pases. Aquí si haces cuatro pases antes de que venga el tiro es un milagro.

Esto lo hacen los equipos grandes, los mejores 10 del mundo. Y defensivamente todos van en manada, en familia. Hay que ganar en familia. La toma de deicisión tiene que ser entre todos. Ahí es que empieza el juego, cuando movemos la bola para crear situaciones”, subrayó.

Casiano indicó que se intenta “poco a poco cambiar una cultura, aunque tengamos que bregar con el poco tiempo que tengamos”. Le recordamos que este formato de ventanas FIBAS que comenzó el año pasado pone a la mayoría de las federaciones y reacciona con sosiego.

“Sí, casi todos están iguales, pero ahí es que sobresalen los que tienen esta cultura FIBA desde categorías menores, como Argentina, España, que juegan de la misma manera desde los nueve, diez años, menos Estados Unidos que son los reyes del básquetbol”, apuntó.

Casiano indicó que los jugadores que no están en Puerto Rico de la preselección comenzarán a llegar el 17 de este mes y que espera entre ese día y el 18 comenzar las prácticas con todo el colectivo. Se mostró contento con la adición súbita del centro Tyler Davis, quién hizo pública su participación en un video junto a José Juan Barea, e indicó que aún la inclusión de Ángel Rodríguez está en veremos por una lesión en el hombro.

“Creo que le hicieron una artroscopía y va a estar fuera varias semanas. Pero nosotros siempre tenemos un plan B”, apuntó.

En una esquina de la casa de Dalmau esta Mike Rosario tirando triples. En otro rincón, en el suelo, está Ángel Alamo estirando. Ambos son de la preselección, “y los veo todos los días, eso me alegra”. Suena de repente Anuel AA, momento de apagar el radio y empezar la práctica de los Piratas. Afuera sigue lloviendo. Pero adentro el diluvio de balones finalizó. “Estamos bieeen”, tararea acertadamente Eddie, por más clichoso y bad bunnyesco que suene.