Brasil espantó los fantasmas del Maracanazo y venció con sufrimiento a Perú

El Scratch derrotó por 3-1 a los incaicos, jugando con un hombre menos en los 20 minutos finales y sentenciando el partido sobre el cierre. Los locales quedan a seis títulos de Uruguay y a cinco de Argentina.

Brasil supo sobreponerse a la baja de Neymar y fue campeón - Getty

Hace 69 años, se escribió una de las hazañas más increíbles en la historia del fútbol, cuando Uruguay derrotó al local Brasil en el Mundial de 1950, en el estadio Maracaná. El Scratch no estaba para otro Maracanazo en Río de Janeiro ante un rival del continente y, por ello, venció con drama a Perú por 3-1 para levantar su novena Copa América.

Sin el lesionado Neymar, tuvieron que aparecer otras figuras en la Verdeamarela, unas de renombre y otras que no estaban en los cálculos de nadie. Entre las primeras está Gabriel Jesus, quien se prendió en los partidos decisivos y lo ratificó con creces contra los incaicos, ya que, a los 15', se mandó un lujito por la derecha para sacarse a su marcador de encima, centró pasado y llegó la sorpresa del certamen, Everton, para definir de una y poner el 1-0.

Parecía que los del Rímac dejarían de dar batalla, pero tenían a uno cuyo apellido suele demostrar lo contrario. A los 44', Roberto Tobar cobró un penal por mano de Thiago Silva y adelante de la pelota se paró Paolo Guerrero, quien tuvo que aguantar largos segundos para que el árbitro chileno confirmara su sanción en el VAR, pero no se puso nervioso y finiquitó con calidad frente al gran Alisson.

Se venía un segundo tiempo de miedo, pero el "Jesús" de los brasileños quería espantar los demonios de hace casi siete décadas. Cuando la primera fracción se iba, a los 45'+3, Roberto Firmino recuperó un balón arriba, se lo cedió al delantero del Manchester City y éste lo colocó pegado a un palo para que los locales se fueran a descansar con ventaja de 2-1.

 

Drama y desahogo

Los fantasmas volvieron a rondar por el Maracaná en el segundo tiempo, porque Perú se mantuvo a tiro y Brasil no lo podía matar de contragolpe, con Firmino fallando un par de ocasiones. El propio Gabriel Jesus colaboró con los nervios al irse expulsado a los 70' por doble amarilla, en una discutida decisión de Tobar.

Con un hombre más, los incaicos metieron a los locales en su arco, Tite sacó delanteros para poner defensas y Ricardo Gareca hizo todo lo contrario. Edison Flores casi lo empata con un zurdazo que rozó el palo de Alisson.

Los brasileños se dedicaron a detener el juego y a apostar a una patriada. Y ésta llegó por intermedio de la sorpresa del torneo, Everton, quien dejó en el camino a un par de peruanos, Carlos Zambrano lo embistió, el árbitro chileno sancionó penal y el ingresado Richarlison decretó el 3-1 lapidario, a los 90'.

Final liquidada y noveno título de la Copa América para el Scratch, que queda a seis de Uruguay y a cinco de Argentina.