El año de los jonrones y la pelota alterada

En el 2019 se conectaron más jonrones que en ninguna otra temporada

Fue el año de los cuadrangulares en las Grandes Ligas. La pelota viajo más que cualquier otro año y los lanzadores tuvieron un duro reto en una temporada histórica, con 6,776 bambinazos.

Mañana arranca la postemporada con el partido de comodín en la Liga Nacional, entre los Cerveceros Milwaukee y los Nacionales de Washington. El miércoles le toca el turno a los Rays de Tampa Bay y los Atléticos de Oakland en la Liga Americana. Por tanto, a continuación pasamos revista de algunos datos significativos de la campaña de 2019, por aquello de calentar motores para un mes de octubre que promete mucha candela las Grandes Ligas.

Este año hubo una nueva marca de jonrones para un novato. Pete Alonso, de los Mets de Nueva York, se encargó de la gesta, al superar los 52 cañonazos que, en el 2017, Aaron Judge le regaló a las gradas. Alonso, de 24 años, desapareció 53 pelotas (líder MLB) y se perfila como favorito para ser el Novato del Año en el Viejo Circuito.

Dos equipos superaron los 300 jonrones en el 2019: los Yankees de Nueva York (306) y los Mellizos de Minnesota (307). Ambas novenas se medirán en serie divisional de la Liga Americana, a partir del viernes.

Una nota curiosa es que, de 30 equipos que componen las Mayores, solo seis no llegaron a los 200 cuadrangulares (Gigantes de San Francisco, Piratas de Pittsburgh, Marlins de Miami, Reales de Kansas City, Tigres de Detroit y Medias Blancas de Chicago). Todos quedaron fuera de la postemporada y con marca perdedora.

Si bien los jonrones fueron pieza importante del éxito de las organizaciones, hay lanzadores que lograron superar las modificaciones que MLB le realizó a la pelota el año pasado. Justin Verlander y Gerrit Cole encabezaron el listado.

verlander

Ambos lanzadores de los Astros figuran como los favoritos para ganar el Cy Young en la Americana. El caso de Verlander, particularmente, salta a la vista, pues a sus 36 años completó una temporada fenomenal, comparable a sus mejores años con los Tigres de Detroit, entre 2009 y 2011. El veterano lideró las Grandes Ligas en victorias (21), aperturas (34) y entradas lanzadas (223.0). Asimismo, registró el mejor WHIP de las Mayores, con 0.803, el mejor en toda su carrera.

Además, en su última apertura, Verlander alcanzó el ponche 3,000 de su carrera de 15 años y su número 300 de la actual campaña. Verlander terminó con efectividad de 2.58.

Cole, por su parte, terminó como líder de efectividad en la Americana, con 2.55, el mejor registro de su carrera. Asimismo, lideró las Grandes Ligas con 316 ponches, siendo el lanzador con más abanicados en una fase regular de la Americana, desde Nolan Ryan en 1989 (301).

Vale la pena destacar que en la Liga Nacional seis abridores finalizaron el año con efectividad por debajo de los 3.00. Hyun Jin-Ryu (14-5), de los Dodgers de Los Ángeles, encabezó este departamento en MLB, con 2.32. En la Americana, mientras tanto, solo Cole y Verlander se fueron por debajo de 3.00 en ERA.

Los líderes en porcentaje de bateo en la Nacional fueron Ketel Marte (Dbacks de Arizona) y Christian Yelich (Cerveceros), con .329 cada uno. Tim Anderson lideró en promedio la Americana, con .335, pero Nelson Cruz fue quien más repartió pasta y queso en la Americana, bateando para .311 y desapareciendo 41 pelotas.

Este año, debutando con los Mets, Edwin Díaz finalizó noveno en salvamentos en la Nacional, registrando ERA de 5.59.