ANÁLISIS: Una NBA nueva y sin un claro favorito

Un nuevo juego, yunito... Un nuevo juego.

No hay un favorito.

Esto es lo que la NBA quería y necesitaba.

La crítica más válida a la liga en años recientes es que se ha vuelto predecible. Golden State fue a las últimas cinco finales. LeBron había llegado ocho años seguidos, cuatro con Miami y cuatro con Cleveland. Brooklyn era el “otro” equipo de Nueva York y los Clippers el “otro” en Los Ángeles. No más.

Bienvenidos a la nueva NBA. Si piensas que los Clippers pueden ganar el cetro la próxima campaña, o los Lakers, o Utah, o Filadelfia, o Houston, o Denver o incuso Golden State y quizás unos pocos otros, tienes razón.

Paul George

Teóricamente, existe un favorito: los corredores de apuestas en Las Vegas, tras escuchar la noticia de que Kawhi Leonard y Paul George se iban a los Clippers, los dieron el sábado como la mejor apuesta para ganar el campeonato en el 2020. Si, los Clippers. Un equipo que ha ganado solamente cuatro juegos de playoffs desde que se mudó a Los Ángeles en 1984. Un equipo que tuvo 12 campañas perdedoras consecutivas hace una generación.

No había mucha intriga en la NBA hace un año. Los Warriors estaban añadiendo a DeMarcus Cousins a un equipo que ganó los últimos dos campeonatos y parecían encaminados a ganar su tercero consecutivo.

Todo el mundo sabe que no fue así.

Toronto se encargó de eso. Fue otra prueba de que lo que parece obvio en esta etapa de año no resulta siempre.

Este año, no obstante, el recién encontrado equilibrio de poder parece un hecho. El Este sigue teniendo un equipo de 60 victorias en Milwaukee que regresa con el Jugador Más Valioso Giannis Antetokounmpo y el base Khris Middleton, asó que los Bucks pudieran ser los favoritos en ese lado de la liga. Filadelfia perdió a JJ Redick y Jimmy Butler, añadiendo a Josh Richardson y Al Horford a un equipo que se ve dominante en la defensa. Nadie va a descartar a Boston, debido a Brad Stevens y ahora Kemba Walker.

Miami mejoró tras perder a Dwyane Wade con la adición de Butler —y el Heat pudiera lanzar su sobrero al ruedo si Russell Westbrook está realmente disponible tras el cambio de George a los Clippers. Brooklyn obtiene a Kyrie Irving y ahora sabe que tendrá a Kevin Durant para la próxima campaña una vez regrese de una lesión. El joven núcleo de Atlanta es uno de los más prometedores de la NBA.

Y no hay que olvidar que el Este también tiene a los reinantes campeones Raptors, si bien sin Leonard y Danny Green.

Pero lo del Oeste es tremendo.

DeMarcus Cousins

Los Clippers retuvieron a Patrick Beverley, un talentoso grupo de suplentes liderado por Lou Williams, un técnico como Doc Rivers con gran reputación y ahora dos de los mejores jugadores de la liga en Leonard y George. Los Lakers aún cuentan con James, añadieron a Anthony Davis, mantienen a JaVale McGee y Rajon Rondo, más las firmas de DeMarcus Cousins y Green —y podrían añadir a otro tirador.

Portland alcanzó la final del Oeste la pasada campaña con la dupla de escoltas de Damian Lillard y CJ McCollum. Utah será más fuerte, dado que Donovan Mitchell ahora será acompañado por Mike Conley. Houston sigue con James Harden y Chris Paul. Dallas debe mejorar con el retorno de Kristaps Porzingis tras una lesión para hacer sociedad con Luka Doncic.

Ahora mismo, las apuestas en Las Vegas pronostican que la serie final el próximo junio será un Clippers-Bucks.

Apenas días atrás, los Lakers eran los favoritos en las apuestas

Es otra realidad en la NBA.