Albert Pujols “quiere jugar y quiere estar en el terreno”

Con to' y eso estaba produciendo más que Lindor.

Albert Pujols fue dado de baja por los Angelinos de Los Ángeles el jueves, lo que puso un abrupto final a una década de trayectoria del toletero dominicano de 41 años con su segundo equipo en las Grandes Ligas.

Los Angelinos anunciaron el despido sorpresivo un día después que Pujols quedó fuera de la alineación en la cuarta derrota seguida del equipo. La decisión se tomó luego de que Pujols, inconforme con el tiempo de juego irregular, sostuvo una reunión nocturna con el gerente general Perry Minasian y el presidente del equipo John Carpino.

Pujols, que batea para .198 esta temporada, está determinado a jugar en la primera base de manera regular para otro equipo una vez que venza su plazo en la lista de jugadores transferibles, comentó el mánager de los Angelinos Joe Maddon. El pelotero figura quinto en la tabla histórica de las mayores con 667 jonrones, y se ubica 13ro en la de hits conectados con 3,253.

“Quiere jugar y quiere estar en el terreno”, señaló Maddon. “Ojalá reciba esa oportunidad en otra parte, y créanme, todos lo estaremos apoyando”.

El dominicano, tres veces Jugador Más Valioso de la Liga Nacional con los Cardenales de San Luis, estaba en la última temporada de un contrato por 10 años y 240 millones de dólares con Los Ángeles, pero la determinación de Pujols no era compatible con el deseo de los Angelinos, de convertir al primera base Jared Walsh y al bateador designado Shohei Ohtani en jugadores de diario.

Ambos han superado a Pujols y se han revelado como dos de los mejores bateadores de la Liga Americana.

“Albert no es un jugador de banca”, comentó Minasian, el gerente general del equipo, que se encuentra en su primer año en el puesto. “Que esté en la banca no le haría ningún bien, ni tampoco al equipo. Está tan motivado como siempre. Si la situación fuera diferente y hubiera turnos al bate para que él jugara aquí, sería distinto”.

El dominicano, que ha sido seleccionado al Juego de Estrellas en 10 ocasiones, es el pelotero activo de más edad en las mayores. Este año había registrado cinco cuadrangulares y 12 remolcadas en 24 de los 29 juegos de los Angelinos.

Después de un inicio decente de la temporada, Pujols se había ido de 43-7 desde el 20 de abril, conectando tres jonrones en ese tiempo.

Minasian dijo que la decisión de despedir a Pujols fue “realmente difícil”.

“Nunca es fácil, sobre todo con un jugador como él, que ama el deporte más que cualquier persona que he conocido, que trabaja más duro que cualquiera que haya conocido. Pero desde que asumí este puesto, para mí es importante lo que es mejor para la organización en el futuro. Realmente me pesó. Creo que nos pesó a todos”.

Pujols desembarcó en la costa oeste a fines de 2011 tras 11 notables campañas con los Cardenales. Fue consagrado tres veces como el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, ganó dos Series Mundiales con San Luis y pegó 445 jonrones al tiempo que se estableció como uno de los mejores toleteros de su generación.

El dueño de los Angelinos, Arte Moreno, logró persuadir a Pujols para que firmase un colosal contrato, pero la franquicia ha sido incapaz de ganar siquiera un juego de postemporada teniendo a Pujols y a Mike Trout — tres veces ganador del MVP de la Americana — en la parte medular de su alineación.

“La organización de los Angelinos firmó con orgullo a Albert Pujols en 2011, y se siente honrada de que lució una camiseta de los Angelinos durante casi la mitad de su carrera de Salón de la Fama”, dijo Moreno en un comunicado.

“Los logros históricos de Albert, tanto dentro como fuera del terreno de juego, son una inspiración para los deportistas en todo el mundo, y sus acciones definen lo que significa ser una verdadera superestrella”, añadió Moreno. “Desde su temporada de Novato del Año en 2001, Albert y su esposa Deidre dedicaron generosamente su tiempo y recursos a innumerables organizaciones benéficas en todo el mundo. Estamos agradecidos con toda la familia Pujols”.