Acosta noqueó en el octavo

Realizó con éxito su tercera defensa del título OMB de las 108 libras

Los púgiles de Puerto Rico pegan duro. Y Ángel ‘Tito’ Acosta sí sabe de eso. El sábado, el orgullo de Barrio Obrero consiguió otra victoria por la vía del cloroformo cuando defendió por tercera ocasión su corona OMB de las 108 libras ante el excampeón mundial mexicano Gánigan López (35-9, 19KOs).

Acosta (20-1, 20KOs) le había adelantado a El Calce que desde finales de enero venía puliéndose en California bajo la tutela del legendario preparador Freddie Roach y que sobre el ring del Fantasy Springs Casino se notaría todo el trabajo realizado. Y así fue; el combate no pasó del octavo asalto.

Desde el primer campanazo, Acosta impuso su jab y logró llegar bien con combinaciones al rostro y al costado del azteca, que pese a sus 37 años mostró gallardía y buena asimilación en gran parte de la batalla.

No obstante, el castigo de Acosta fue incesante. El boricua atacó y buscó comandar las acciones en cada uno de los asaltos y no tuvo mayores problemas para hacer cumplir su misión.

Su mejor golpe a lo largo de la batalla fue el gancho de zurda, con el que ablandó la anatomía de López todo el camino. Sin embargo, lo que puso a caminar al mexicano como potrillo recién nacido fue un bolado de zurda al minuto 1:23 del octavo capítulo. El resto se resume en una metralla de ganchos al cuerpo y rectos al rostro que terminaron enviando a la lona al retador.

Acosta no veía acción desde octubre del año pasado, cuando defendió por segunda ocasión su título mundial ante el también mexicano Abraham Rodríguez (23-2, 11KOs).

Según le adelantó antes de este combate a El Calce, Acosta entiende que de cara al futuro el objetivo es unificar. Si bien no hay nombres grandes que le quiten el sueño, sí desea luchar por consagrase como el hombre grande de la división donde también figuran el japonés Ken Shiro, titular de la CMB; el nicaragüense Félix Alvarado, campeón de la FIB; e Hyroto Kyoguchi, monarca de la AMB.