Aaron Hernández: 10 cosas que el documental de Netflix no cuenta

El documental de Netflix reveló la vida problemática del jugador de la NFL Aaron Hernandez pero dejó algunos detalles fuera.

Podría decirse que Aaron Hernandez lo tenía todo: su carrera iba en ascenso en el fútbol americano, acababa de nacer su hija y había firmado un contrato por $40 millones con los New England Patriots. Pero también lo perseguía un pasado turbulento. En 2015 todo se acabó para él cuando escuchó su condena a cadena perpetua. Dos años después, en prisión, el puertorriqueño se suicidó.

La vida de la exestrella de la NFL todavía fascina a la multitud, por lo que fue llevada a la pequeña pantalla. Netflix lanzó “Killer Inside: The Mind of Aaron Hernandez” el 15 de enero, un documental de tres partes que examina el meteórico pero problemático y violento ascenso y caída del Tight End de los New England Patriots.

“Killer Inside: The Mind of Aaron Hernandez” (La mente de un asesino: Aaron Hernandez) explora la vida tumultuosa del joven que fue condenado a cadena perpetua por el asesinato de su amigo y también jugador de fútbol americano, Odin Lloyd, novio de la hermana de la prometida de Hernandez, Shayanna Jenkins.

A través de distintas versiones y anécdotas de personas que lo conocieron -desde compañeros de equipo hasta policías, abogados y amigos de la adolescencia- y con acceso a llamadas que hizo desde la cárcel, Killer Inside intenta armar un rompecabezas de voces sobre los factores que podrían explicar el lado oscuro y la caída en desgracia de Hernandez.

Hernandez escondía muchos secretos. El documental de Netflix revela y discute muchos de ellos, pero hay algunos detalles que dejan de lado. De acuerdo a Screen Rant estas son las 10 cosas que el documental no cuenta sobre la estrella de la NFL.

10.- EL PASADO CRIMINAL DE SU PADRE

Según el documental, Hernandez no tenía una gran relación con su madre; además, muestra a su padre como hombre bastante estricto. Sin embargo, no entran en muchos detalles sobre el pasado de sus padres. Se casaron en 1986 y se divorciaron 5 años después, solo para volverse a casar en 1996. Pero había más.

Su padre Dennis Hernandez tuvo problemas con la ley cuando era adolescente, incluido el interrogatorio después del asesinato de un oficial de policía cuando estaba en la universidad. Aunque parecía haberse recuperado una vez que tuvo una familia, hubo aún algunos incidentes más. Cuando Aaron tenía 3 años, por ejemplo, Dennis fue arrestado por supuestamente intentar comprar cocaína de un oficial de policía encubierto. Y hubo otro incidente cuando golpeó al entrenador de fútbol juvenil de Aaron, terminando en la corte de reclamos menores.

Aaron Hernández

9.- ERA MEDIO ITALIANO

Si bien la serie muestra clips de Hernández discutiendo su orgullo de ser uno de los pocos hispanos en la NFL, en realidad solo era la mitad puertorriqueño. Su padre Dennis era de ascendencia puertorriqueña, pero su madre, Terri Valentine, era italiana.

Si bien el desglose real de su ascendencia requeriría una prueba de ADN completa y examinar los resultados de su herencia, está claro que solo era mitad hispano y mitad europeo. Aunque estaba muy identidicado con su padre, por lo que no sorprende que se haya centrado más en sus raíces puertorriqueñas.

Aaron Hernández

8.- SU FAMILIA SE DECLARÓ EN BANCARROTA EN LOS 90

La familia había acumulado muchas deudas y en 1999, cuando Aaron tenía solo 9 años, tuvieron que declararse en bancarrota. Sin duda, esto tuvo un impacto en el niño, que acababa de ver a sus padres divorciarse y volver a estar juntos.

Esto también podría tener algo que ver con el pasado criminal de su madre: según los informes, fue arrestada una vez cuando Aaron tenía 11 años por participar en una operación de apuestas deportivas clandestinas. Se quedó sin la casa de la familia.

7.- SU HERMANO MAYOR ELIMINÓ SUS REDES SOCIALES

Si bien Aaron era claramente un alma problemática, parece que su hermano mayor DJ pudo salir del caos familiar en el que vivían. Es autor de un libro, The Truth About Aaron: My Journey to Understand My Brother, donde habla sobre su educación difícil y abusiva.

También fue jugador de fútbol americano, luego trabajó como entrenador, pero se alejó del deporte y decidió embarcarse en una gira de libros. Está casado y tiene hijos ahora, lo curioso es que ha eliminado toda su presencia en las redes sociales, prefiriendo vivir una vida fuera del centro de atención.

Aaron Hernández

6.- LOS RÉCORDS DE FÚTBOL AMERICANO EN LA ESCUELA SECUNDARIA

Si bien lo que hizo Hernandez fue deplorable, no se puede negar que era un verdadero talento en lo que respecta al fútbol americano. En Connecticut, estableció récords estatales con 1,807 yardas de recepción y 24 touchdowns. Los 31 touchdowns de su carrera también empataron el récord estatal.

Además, mantuvo el récord del estado por recibir yardas en un solo juego en 376 y estableció el récord nacional de la escuela secundaria para yardas que recibieron por juego en un total de 180.7.

5.- UNA VEZ FUE NOQUEADO EN UN JUEGO

Sabemos por el documental que Aaron Hernandez sufría de encefalopatía traumática crónica severa (CTE), una condición a menudo asociada con los golpes duros en la cabeza que experimentan los jugadores de fútbol americano. Y esto, como se señaló en la serie, es probable que ocurra lentamente con el tiempo, empeorando cada vez más.

Pero Hernandez fue golpeado una vez con tanta fuerza que tuvo que ser llevado en ambulancia. Durante un juego en 2006, un golpe en la cabeza que no vio venir lo llevó a ser totalmente noqueado y tuvo que ser retirado del campo.

Aaron Hernández

4.- BEBIÓ MUCHO

La serie centró mucho la adicción de Aaron Hernandez por las drogas y la violencia, pero no mencionaron su consumo de alcohol. Según se informa, también bebió mucho, lo que puede haber contribuido a su comportamiento y a la multitud con la que decidió pasar el rato.

El padre de Hernandez, Dennis, también era conocido por beber y abusar físicamente de Aaron y su hermano DJ, a veces cuando estaba bajo la influencia del alcohol. No está claro si Hernandez estaba bajo la influencia del alcohol durante el tiempo en que presuntamente cometió los delitos por los que fue acusado. Sin embargo, no era un extraño para el alcohol.

3.- SE GRADUÓ TEMPRANO PARA IR A FLORIDA

Muchos creen que Hernandez no estaba emocionalmente listo para comenzar la universidad a los 17 años. Pero no solo comenzó temprano, sino que también se le permitió graduarse un semestre antes para poder mudarse a Florida y aprender el libro de jugadas del equipo.

Para compensar la falta de estudios y no estar académicamente preparado para la universidad, Hernandez tuvo que tomar cursos de recuperación en un colegio comunitario. No era la única persona en el equipo que tenía que hacer lo mismo.

2.- TOMÓ CLASES FALSAS

Mientras estaba en la universidad, Hernandez estaba enfocado exclusivamente en el fútbol, ​​pasando unas 40-60 horas semanales durante todo el año participando en juegos, prácticas, reuniones de equipo y otros eventos relacionados con el deporte.

Por supuesto, tenía que asistir a clases para obtener su título universitario. Pero las clases que eligió fueron claramente seleccionadas con la esperanza de que fueran créditos fáciles. Le fue relativamente bien, con principalmente calificaciones B en su primer semestre.

Aaron Hernández

1.- VENDIÓ SU NÚMERO DE JERSEY

Cuando Chad Johnson fue cambiado al equipo, Hernandez firmó un trato para venderle la camiseta número 85 para que pudiera volver a su antiguo número de la universidad, la 81. Según los informes, vendió la camiseta y el número a Johnson por $ 50,000, aunque originalmente dijeron que el cambio de número era solo un gesto amistoso entre nuevos compañeros de equipo.

Según los informes, los fondos se utilizaron para actividades ilícitas entre Hernández y el esposo de su primo, TL Singleton. El préstamo se pagó con un interés significativo en un monto de $ 120,000.

Aaron Hernández