Williamsport, una lección de vida para los muchachos de Guayama

¡Los chamacos lo dieron todo!

Hay sueños que, simple y sencillamente, se viven. Y en esas aventuras que regala vida, hay que saber caminar siempre derecho y con la frente en alto, más cuando el sueño es producto del sacrificio y la entrega total en tiempos difíciles.

La selección de Guayama, que representó a Puerto Rico y a la región caribeña en la Serie Mundial de las Pequeñas Ligas, en Williamsport, Pennsylvania, quedó eliminada ayer, luego de caer por la mínima (1-0) ante Japón. Sin embargo, el camino ya estaba hecho y la verdadera ganancia quedará para siempre en la memoria de cada uno de los muchachos que le dieron una lección de perseverancia al mundo.

2018game171-47d23578d8915732945fbe4f90807d10.jpg

“Esto ha sido un sueño demasiado grande para todos nosotros y, en especial, para los niños. Desde el primer momento esta aventura ha sido gigante. Uno lo ve todos los días, en medio de tanta alegría y tantas cosas lindas. Los nenes se lucieron y, por mi parte, no hay otra cosa que emoción y satisfacción”, le dijo a El Calce Carlos Texidor, dirigente de la novena boricua que más lejos ha llegado en la categoría 11-12 años del torneo internacional.

Para Texidor no hay duda de que lo vivido en Williamsport servirá en la formación de cada uno de los integrantes de su equipo. Según aseguró, la lección detrás de cada experiencia es haber podido superar las adversidades y los retos que hicieron más interesante la misión luego del paso del huracán María.

“Nosotros ganamos, porque vencimos esos retos. Vivimos lo duro del proceso y ellos supieron superarse. Los parques no fueron impedimento ni tampoco lo que sucedió. Eso es lo que hace esto tan especial. Yo, que acabo de salir a caminar para botar la calentura del juego, veo cómo la gente reconoce eso y me conmueve. Cada uno de nosotros somos héroes para nosotros mismos”, dijo.

capturadepantalla20180822alas53646pm-23babf9991d1740e4958d332436d64f1.jpg

“Cuando acabó el juego se les dijo que no había una sola razón para estar tristes. Nuestro sueño se logró y nuestros objetivos eran vivir esto lo mejor posible. Y lo logramos. Como te dije, lo que yo siento es una satisfacción tremenda y una emoción que ahora mismo no puedo explicar. Estoy muy feliz y agradecido con la vida por esta gran oportunidad. Yo llevo muchos años en esto, pero es la primera vez que me he vivido el béisbol de esta manera”, aseguró.

Los nuestros tienen programado su regreso a la isla para el lunes, a las 11:00 de la mañana. El equipo finalizó su participación con marca de 3-2.