¡Wéjele! Rubén habló con Rosselló de cómo salir de la Junta

En reunión celebrada hoy en La Fortaleza, el presidente del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Rubén Berríos Martínez, propuso al gobernador Ricardo Rosselló un Plan de Acción Política que culminaría con una votación en la que el pueblo puertorriqueño podría exigir la eliminación de la Junta de Control Fiscal y reclamar al Congreso el inicio de un proceso descolonizador.

“Le he propuesto al Gobernador un Plan de Acción Política que culmine con la celebración de una consulta electoral especial que le permita al pueblo puertorriqueño expresarse de manera clara y contundente exigiendo la eliminación de la Junta de Supervisión Fiscal y reclamando la puesta en marcha en el Congreso de un proceso descolonizador que culmine con una votación en Puerto Rico entre las alternativas no coloniales ni territoriales que los proponentes de las diversas fórmulas logren acordar con el Congreso luego del proceso de negociación correspondiente. El PIP hubiera preferido que ese mandato surgiera inicialmente de una Asamblea de Status pero ante la gravedad de la situación, el liderato político del país que esté comprometido con esos dos objetivos fundamentales, el fin de la Junta de Control, y la puesta en marcha de un proceso descolonizador en el Congreso, no debe esperar más sino gestionar lo antes posible un mandato masivo”, puntualizó el líder independentista.

rrnrbm300x195-cd0de1a31c5545a6e6a4ff2341ac3c57.jpg

El dirigente independentista propuso además, como parte del Plan de Acción, gestionar una reunión formal con el presidente de Estados Unidos Donald Trump y con el liderato bipartidista del Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos; comparecer conjuntamente ante el Comité de Descolonización de la ONU y otros foros internacionales, así como impulsar un esfuerzo estratégico de divulgación ante los medios de comunicación de Estados Unidos centrado en el fin común de dar a conocer la unidad de propósito del pueblo puertorriqueño para poner fin a la Junta de Control y a la condición colonial.

Al señalar que los dirigentes políticos no pueden ceder a la resignación ni permanecer callado ante las faltas de respeto del Congreso, la rama ejecutiva federal y la Junta, Berríos sugirió que de inmediato, como primer paso, los presidentes de los partidos principales designen representantes a un comité de trabajo que le dé el seguimiento necesario a esta propuesta – y las que pudieran sugerir los presidentes del PPD y PNP – incluyendo aquellas iniciativas que permitan recabar la colaboración de todos los que, aunque no sean simpatizantes de los partidos principales, coinciden con los dos objetivos fundamentales de la eliminación de la Junta y la puesta en marcha de un proceso descolonizador.