Warriors se bajan como cherry a los Cavs por segunda vez

En Ohio los huevos ya están a medio peso y todavía no llega el lunes. A los Cavaliers de Cleveland les tocó pagarlos a peseta en Golden State, donde sufrieron dos dolorosas derrotas abriendo la Serie Final de la NBA.

Y claro, eso con el agravante de que LeBron James, el mejor baloncelista de la actualidad, ha dejado el pellejo en el tabloncillo y también medio ojo.

Los Warriors despacharon a los Cavaliers con marcador 122-103 por segunda vez en la serie.

Stephen Curry estableció nueva marca de triples en un juego de Serie Final (9) y condenó al olvido a Ray Allen (8), quien logró la gesta en el 2010 cuando vestía los colores de los Celtics de Boston. Curry coló 33 puntos (11-26), capturó siete rebotes y repartió ocho asistencias. Asimismo, Kevin Durant echó 26 (10-14), sumó nueve rebotes y distribuyó siete asistencias. Mientras, Thompson aportó a la nota positiva con otras 20 unidades (8-13).

Con sus actuaciones de anoche, Curry, Durant y Thompson sumaron su noveno juego, en las últimas dos postemporadas, anotando al menos diez puntos en la primera mitad. Para que usted tenga una idea, los Warriors registran marca perfecta cuando los tres francotiradores calientan motores desde temprano.

Por otro lado, “el King” James siguió alimentando la gloria individual al convertirse en el segundo mayor anotador en la historia de las Finales de la NBA. Con sus 29 puntos (10-20), James superó al legendario canastero Kareem Abdul-Jabbar (1.320 puntos) y ahora queda detrás de Jerry West (1.679 unidades) en el histórico listado.

El próximo juego de la serie será el miércoles en Cleveland. Ah, y Kevin Love metió "alguito" ahí. Libró la coca desde el perímetro.