Vladimir 'El Grande' y la oleada latinoamericana en Cooperstown

Este turno al bate se toma a mano pelá, sin guantillas de ningún tipo, como lo hizo Vladimir Guerrero en cada una de sus 9,059 apariciones al plato, suma que –en resumidas cuentas– se tradujo en ocho Bates de Plata, nueve Juegos de Estrellas, así como en un premio al Jugador Más Valioso (2004) y un premio Edgar Martínez (2010). Casi na’.

img9787-dcc621cb3b1176bae93a7408d6ed2548.jpg
Vladimir Guerrero entrará al Salón de la Fama con los colores de los Angelinos de Los Ángeles, California. (Getty Images)

Por eso no es para menos que la República Dominica esté de fiesta por buen tiempo como reacción natural ante la exaltación al Salón de la Fama de su tercer caballete del diamante. Y es que la figura de Vladimir significa mucho más que una mera figura deportiva. Así mismo lo piensa el experimentado periodista de la cadena ESPN Deportes, Enrique Rojas, quien le manifestó a Metro que el reconocimiento de Vladimir va más allá del gozo que produce la noticia positiva. En términos generales, esto se trata de “un ejemplo más del impacto latinoamericano en las Grandes Ligas y el adelanto de lo que viene próximamente”.

img9785-65c80091dc6872688dd3622fd8ed7766.jpg
Vladimir Guerrero junto a Trevor Hoffman, Chipper Jones y Jim Thome, en la presentación oficial de la Clase 2018 del Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown. (MLB)

“Vladimir llegó a las Grandes Ligas sin saber hablar inglés, sin saber comunicarse, totalmente, desde abajo. Es producto de un contexto social humilde y donde el béisbol se convirtió en la oportunidad de escapar de la necesidad y la pobreza. Eso era todo en la cabeza de Vladimir, la superación de él y de su gente. Por eso es tan especial este momento, porque es algo más que la buena noticia, significa una victoria sobre los retos”, dijo el también dominicano, quien el año próximo hará sus primeras selecciones en la boleta de la Asociación Americana de Escritores de Béisbol (BBWAA, por sus siglas en inglés).

2017 | 1er año en las boletas (71.7%)
2018 | 2do año en las boletas (92.9%)

A Guerrero, que fue seleccionado en su segundo año en las boletas, solo le bastaron 16 años para poner números totales dignos de un integrante de Cooperstown. Por tanto, el 29 de julio el del barrio Don Gregorio se unirá de forma oficial a dos grandes compatriotas que se encargaron de abrir camino: los lanzadores Juan Marichal y Pedro Martínez, exaltados al recinto de los inmortales en las clases del 1983 y 2015, respectivamente.

img9790-879b3b9d3fec2c3ddc6ff14e4516f879.jpg
Pedro Martínez y Juan Marichal en la ceremonia de exaltación del primero, celebrada en 2015 en Cooperstown. (Getty Images)

De hecho, para Rojas en el marco del caso de Edgar Martínez, quien se quedó corto en su novena aparición en las boletas, el ahora decimotercer latinoamericano en el Salón de la Fama es algo así como un aperitivo del banquete que se viene en el 2019.

“El año que viene el panameño Mariano Rivera aparecerá por primera vez en las boletas y será la primera vez que dos latinos serán seleccionados, porque Edgar Martínez entrará también. Y nadie debe sentirse mal por el tiempo que ha tomado el proceso. Compañeros, en las Grandes Ligas han jugado casi 19,000 peloteros (18,856) y poco más de 200 (222) forman parte de recinto de los inmortales. Eso es menos del 1% del total de jugadores que se han puesto un uniforme en Las Mayores”, puntualizó, no sin antes sentenciar que Vladimir Guerrero debe ser un ejemplo para la juventud deportista.

img9792-7f939cd4c30eac361d738c17827c6a31.jpg
Vladimir Guerrero jugó ocho años con los Expos de Montreal, seis con los Angelinos de Los Ángeles, uno con los Vigilantes de Texas y su última campaña con los Orioles de Baltimore.

Finalmente, vale destacar que Guerrero produjo en grande: 2,590 hits, 449 cuadrangulares, 1,496 carreras empujadas, .318 de promedio, .379 de promedio de llegar a base, así como 59.3 de WAR y .956 de OPS. Asimismo, que es uno de cinco jugadores que desde 1961 en adelante logró registrar 300 o más turnos oficiales y porcentaje de bateo de al menos .300 en 13 temporadas seguidas. Los otros cuatro son nada más y nada menos que Tony Gwynn, Pete Rose, Wade Boggs y Rod Carew.