VIDEO: Pastor charlatán finge ser atropellado en Royal Rumble entre evangélicos y guardias

Algunos de los feligreses del culto también se enfrentaron a los uniformados e inspectores, al menos de forma verbal.

Una insólita pelea se registró durante la noche de este miércoles en la comuna de Los Ángeles, región del Biobío, en Chile, entre asistentes a un culto religioso que violaba las normas sanitarias y personal militar que fiscalizó el lugar.

Según video registrado por testigos y que se viralizó en redes sociales, el culto religioso se estaba realizando en dos domicilios, vulnerando las medidas sanitarias del coronavirus, lo que fue denunciado por vecinos. Salud y personal militar llegaron hasta el lugar para verificar lo que sucedía.

Una vez las autoridades llegaron al lugar, algunos feligreses huyeron mientras que otros se enfrascaron en una insólita pelea a golpes con miembros de la patrulla militar.

 

Pero la situación llegó a un punto límite cuando un presunto pastor fingió ser atropellado por una camioneta, golpeándose con la parte posterior y arrastrándose debajo del vehículo, tal como muestra el video grabado por testigos.

Posterior a eso, otro asistente al evento arremete contra un carabinero al que logra bajar al suelo y propinarle un par de golpes.

La disputa del pastor evangélico con los militares en Los Ángeles, en la Región del Biobío, fue registrada por varias personas. Hasta ahora la escena principal la había tenido el hombre religioso y su acto de irse contra la parte posterior de la camioneta militar, intentando fingir un atropello.

Por supuesto, se lo almorzaron:

Pero no fue lo único. Porque mientras eso pasaba, algunos de los feligreses del culto también se enfrentaban a los uniformados e inspectores. Fue el caso de esta mujer, que respondía con citas bíblicas a las instrucciones de las autoridades. Es un registro de no más de 40 segundos, que termina con la mujer retirándose hacia su domicilio.

Mujer: “Yo estoy aquí. Todo aquel que vea esto, dice el padre en esta hora, destrucción por haber seducido a mis hijos”.

Autoridad: “Señora puede entrar a su domicilio, por favor”.

Mujer: “Dime Cristo amado. Un día hablarán sobre mi presencia…”

Autoridad: “Señora se puede poner su mascarilla, por favor”.

Mujer: “Mira, ¿sabes por qué hijo? Yo he obrado en tu madre. Yo obro en tu madre. Ve. Llámala y dile. Que el Dios Cristo amado fue el que la sanó. El Cristo amado fue el que la sanó. Díselo. Díganle que la persecución de Cristo… No, si Dios Todopoderoso. Dios va a hacer justicia”.