En Vega Alta limpiaron los caños y afirman estár listos para Karen

El dragado de los caños se realizó mediante un esfuerzo municipal con una excavadora, cuyo servicio costó $800 diarios.

Alcalde de Vega Alta, Oscar 'Can' Santiago. suministrada

El alcalde de Vega Alta, Oscar 'Can' Santiago, apuesta a los esfuerzos realizados desde hace unos meses en el municipio macetero con respecto a la limpieza de los caños cercanos a las costas para alivianar el impacto de inundaciones que puedan traer las lluvia que se espera de la tormenta tropical Karen o de cualquier otro fenómeno atmosférico.

“Ya que nos toca a nosotros ahora esta responsabilidad, pues el gobierno central la delegó, alquilamos una excavadora a un costo de $800 diarios para esta labor. Y desde hace unos meses hemos trabajado en eso, para prepararnos para momentos como este, que viene una tormenta con mucha lluvia”, destacó el alcalde vegalteño en entrevista con Metro.

Según Frankie Cuadrado, director de la oficina municipal de Obras Publicas, “hemos estado desde hace varias semanas trabajando en los caños principales de la costa, como los del sector Carmelita, Breñas, Cerro Gordo, y el Ojo de Agua, en la Carr 647”.

“Nos hemos concentrado en los alcantarillados, en los caños, en las bocas de correntía, por donde se difunden las quebradas y nuestras brigadas han estado en la calle hasta hoy mismo dándole los últimos toques a esos detalles”, explicó Cuadrado.

De igual forma, el alcalde señaló que se activo el Centro de Operaciones de Emergencias municipal, donde también se ha establecido una sala para urgencias médicas, de ser necesario trasladar pacientes del centro de diagnóstico y tratamiento que ubica en la Carr. #2, por suscitarse inundaciones ante la posible crecida de las quebradas en las que desemboca el Río Cibuco.

“Ya dimos instrucciones también para abrir el refugio tan pronto sea necesario. El refugio (la escuela José Pagán) ya está habilitado y con todos los equipos necesarios si hubiese que desalojar los sectores más afectados por inundaciones”, destacó el director de Manejo de Emergencias, Jesús Ortiz McCormick.

Ortiz McCormick puntualizó que además están pendientes al desenvolvimiento del refugio establecido por el gobierno central en la zona de Arecibo, en el Coliseo Petaka Iguina, “pues este refugio se ha establecido para llevar a pacientes que dependan de maquinas para sobrevivir”.

Sobre los cuerpos de agua a los que deberá estar pendiente informó que los principales problemas pudiesen suscitarse en el sector de la quebrada del barrio Ponderosa, que se une con el río Cibuco y pudiese afectar el tránsito y los edificios que ubican en la Carr. #2, como el ya mencionado CDT.

Mientras, el representante Tatito Hernández, del Distrito 11 que compone la zona de Dorado, Vega Alta y Vega Baja, indicó que ya está en comunicación con el director de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Elí Díaz Atienza, por si hiciera falta verificar que las plantas y las bombas de las facilidades de dicha dependencia necesiten mantenimiento o sustitución.

“Elí ya tiene sobre 75 plantas disponibles, pero no se van a mover hasta saber cuáles son las zonas verdaderamente impactadas por las lluvias y las inundaciones”, subrayó Hernández, apuntando a las bombas de los barrios Bajuras y Sabana Hoyos como las de más precariedad.

El alcalde enfatizó que se mantiene pendiente a dos áreas de alta probabilidad de inundabilidad: la comunidad Machuchal y la comunidad Villa del Río, un rescate a la orilla del río Cibuco.

Además, dijo que en su municipio hay personal adiestrado de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), pues “luego de María, hay personas que confrontan problemas emocionales y hasta de suicidio y queremos darle toda la ayuda que necesiten”.

Al igual que indicó el alcalde de Vega Baja, Marcos Cruz Molina, Santiago destacó que se mantienen en comunicación con la zona de Manejo de Emergencias de Corozal, donde nace el Río Cibuco, cuya crecida de cauce pudiese afectar los cuerpos de agua pequeños de su municipio.

“Y claro, también somos un cuerpo costero. Estamos pendientes a las marejadas que pudiese traer este fenómeno atmosférico”, finalizó.