Uroyoan Walker defiende exclusiva beca para Arturo Ríos

¡Por fin reacciona el presidente de la UPR!

Luego del escándalo, donde se revelara que el presidente de la Universidad de Puerto Rico, Uroyoan Walker otorgara una beca presidencial al ex líder estudiantil y ex asesor de la Fortaleza, Arturo Ríos Escribano, se defendió aduciendo que los candidatos fueron evaluados por un comité.

“Aquí no hay espacio para especulación. El proceso es transparente y son los rectores de la unidades quienes recomiendan los candidatos, quienes han de cumplir con todas las disposiciones y requisitos del programa”, explicó el presidente Uroyoan Walker en declaraciones escritas.

El administrador universitario aseguró que como parte del proceso se nombró un Comité que tienen la encomienda de revisar la información de los candidatos, proceso tras el cual sus recomendaciones se le presentan a la Presidencia. Sin embargo, miembros de la comunidad universitaria han alegado que el proceso fue a puertas cerradas ya que no se notificó ni publicó adecuadamente.

“Rechazo los planteamientos que se han levantado acerca del proceso y escrutinio de estas becas. Me reitero en que esas becas se concedieron a personas dentro de nuestras instituciones que cuentan con las calificaciones para recibirlas.  Esa es la verdad”, enfatizó Walker.

descotoconestudiantesupr-cdce335add1d4f105a55a16c694e224f.jpg

Según la Universidad de Puerto Rico las becas presidenciales se otorgan desde el 1988 para atender las necesidades docentes de la institución.

La controversia se suscitó luego de que Metro revelara que el licenciado Arturo Rios Escribano, quien fungió como asesor de Alejandro Garcia Padilla, fuera seleccionado para esta exclusiva beca. También fue escogido Carlos Págan, ex síndico y cercano colaborador de Antonio García Padilla, hermano del gobernador y ex presidente de la Universidad de Puerto Rico.

Entre los beneficios de las becas se encuentran que se la pagan los estudios en universidades extranejeras. Además, cuando culminan, los becarios tienen garantizada una cátedra permanente en la Universidad.