Urgen a la Legislatura a honrar los $20 millones que le tocan a las sin fines de lucro

Los directivos del Movimiento Una Sola Voz (MUSV) urgen a los líderes legislativos para que protejan a los sectores más vulnerables del país y respalden el apoyo económico al tercer sector garantizando los $20 millones establecidos en el presupuesto destinados a donativos legislativos de impacto comunitario.

Líderes del MUSV confían que en la discusión que yace pendiente sobre el presupuesto gubernamental se honren los fondos ($20 millones) dirigidos a las organizaciones sin fines de lucro que contribuyen a nivel social y económico para un mejor Puerto Rico.

“Esos fondos son vitales para que nuestras organizaciones continúen atendiendo las necesidades esenciales que aumentan cada día en los sectores más vulnerables que servimos, que en muchos casos el gobierno no tiene la infraestructura ni el presupuesto para atender”, afirmó Ana Yris Guzmán Torres, portavoz del MUSV. Agregó que la aportación de $20 millones es fundamental para que las organizaciones del tercer sector hagan pareo para otras fuentes de fondos, coordinen el trabajo de profesionales y voluntarios y ofrezcan bienes y servicios a personas que, de otra forma, no lo podrían.

“Nuestras organizaciones cuentan con la infraestructura necesaria, accesible, directa y confiable, y el mismo gobierno reconoce que la inversión en el tercer sector se traduce en un uso más efectivo de los fondos públicos”, sostuvo.

Las organizaciones que integran el MUSV reiteraron su disposición en mantener puertas abiertas para dialogar con los legisladores y mostrarle, de ser necesario, sus informes de impacto y libros contables, ya que como parte de sus estándares operacionales mantienen mecanismos de rendición de cuentas y son auditadas por agencias gubernamentales e inversionistas constantemente, garantizando su transparencia, continuidad y estabilidad. “Nuestra razón de ser es el país y su gente. Defendemos la continuidad de servicios y el vínculo directo e inmediato entre las necesidades humanas y el servicio. Por eso, confiamos en que la Asamblea Legislativa honrará la asignación y distribución de los $20 millones contemplados en el presupuesto del próximo año fiscal para el tercer sector”, puntualizó Guzmán Torres.

Huracan Maria

Luego del paso de los huracanes Irma y María por la isla se demostró las organizaciones no gubernamentales que brindan servicios esenciales a la población sirvieron de “frente de batalla” respondiendo a las necesidades del país. Un análisis realizado por la firma Estudios Técnicos en 2017 estimó que, en los primeros cuatro meses de la emergencia, 200,000 personas se unieron como voluntarios a 124 organizaciones del MUSV, dedicando un promedio de 23 horas de trabajo para un total de 4.6 millones de horas brindadas al servicio de las comunidades (equivalente a 2,000 empleos a tiempo completo), y logrando impactar a 1,100,000 personas.

Ese estudio no solo evidenció el impacto de los grupos comunitarios en la Isla, sino que reconfirmó las estadísticas publicadas en el estudio de las organizaciones sin fines de lucro realizado por la misma firma en el 2015. Dicho estudio reveló que “el Tercer Sector, compuesto por las organizaciones sin fines de lucro (OSFL), aporta de manera significativa a la economía de Puerto Rico y constituye una fuerza de transformación social de vital importancia para el país. Ante un panorama de recursos limitados, su labor se vuelve más apremiante y las ha movido a innovar, crear alianzas y solidificar lazos de colaboración para continuar brindando servicios a nuestras poblaciones más desventajadas.” Las siguientes estadísticas “pre María” sobresalen:

  • El 26.8% de los fondos de las OSFL provienen de donativos o asignaciones legislativas
  • El total de empleos que genera el Tercer Sector representa el 16% del empleo total
  • Las OSFL aportan $2,193,810,832 al PNB y representan un 6.6% del PNB en la nómina y otros gastos
  • Por cada dólar que el Gobierno transfiere a una OSFL que brinda servicios de salud tendría que invertir $7, o $20 en el caso de educación, para proveer el mismo servicio.

Entre las recomendaciones del estudio, destaca que “en el marco de una situación difícil y las medidas potenciales de austeridad que propone el Gobierno, resulta apremiante potenciar a las entidades sin fines de lucro, capitalizar en sus esfuerzos y alianzas”. Al ponderar las cifras que presentan los estudios del 2015 (antes de María) y el 2017 (después de María), trasciende el impacto significativo y el papel fundamental que desempeñaron las OSFL para atender la emergencia en cuanto a su impacto en la creación de empleos, la movilización de voluntarios y el ahorro en costos para el Gobierno gracias al trabajo que estas realizaron