Urge una nueva política pública ambiental

Como todos los domingos, el bolígrafo lo empuña la candidata a Senadora por el distrito que incluye a San Juan, Aguas Buenas y Guaynabo por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Adriana Gutiérrez Colón

Hace algunas semanas, vecinos y ciclistas que se recrean en el área del Balneario de Cerro Gordo en Vega Alta, denunciaron la tala masiva de más de 500 árboles, palmas y arbustos en el área, catalogándolo como una masacre ambiental por ser una tala, a todas luces, indiscriminada.

Se trata de una zona de gran valor ecológico, turístico y deportivo, conocida por su área de acampar y donde también hay una ruta deportiva para la práctica del ciclismo de montaña.

Mientras el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y el Departamento de Recreación y Deportes (DRD) intentan justificar esta tala masiva como una tarea pendiente de recogido de escombros tras el paso de los huracanes Irma y María, comunidades y usuarios del balneario de Cerro Gordo radicaron una demanda en los tribunales para exigir tanto la paralización de los trabajos, como los documentos y pruebas certificadas por profesionales que validaran la poda de los árboles ante la resistencia de las agencias para entregarlos.

mata

Lamentablemente, este es un problema que se repite en toda la Isla. Por ejemplo, hemos visto las denuncias por parte de organizaciones ambientales y comunitarias ante los intentos por parte de la Junta de Planificación de impulsar de una manera apresurada y atropellada un nuevo Reglamento Conjunto que cambia la calificación del suelo en casi todo Puerto Rico y viabilizaría construcciones en reservas o áreas de alto valor ecológico y agrícola.

La influencia indebida de sectores económicos, la falta de transparencia, de planificación y de participación ciudadana efectiva en los procesos que amenazan nuestro medio ambiente son algunos de los problemas que enfrentamos en cuanto a la conservación y protección del mismo.

El programa de gobierno del Partido Independentista Puertorriqueño contiene distintas propuestas dirigidas a la protección ambiental y al desarrollo de un proceso de planificación en el país, tomando en consideración la relación entre los seres vivos, incluyendo los recursos naturales, y su medio ambiente. Entre estas se encuentran: la creación del Departamento de Protección Ambiental de Puerto Rico, que asegure la supervisión efectiva de los permisos otorgados y establezca procesos educativos e informativos, vinculados a la adopción de nueva legislación de acceso a información pública, para que organizaciones y comunidades puedan detectar violaciones en los proyectos que les afectan y así proveer información y presentar señalamientos y querellas con agilidad ante la agencia.

Como parte de los esfuerzos para garantizar la participación ciudadana, se crearía la Oficina de Consultas Comunitarias de Ante Proyectos, que recibirá todas las solicitudes de proyectos y consultas ambientales. En el caso de aquellas que impacten significativamente la calidad de aire, agua, suelos o que sean de energía no sustentable, será obligación realizar una consulta dentro de las comunidades afectadas por el proyecto dentro de un plazo expedito para explicar, recibir preguntas y contestarlas, y atender las recomendaciones de residentes de la comunidad, comunidades aledañas y del municipio.

adriana

Además nuestro programa contempla la creación del cargo de Procurador de los Recursos Naturales y Ambiente, con recursos y autoridad suficiente, incluyendo legitimación activa, para poder iniciar todas las acciones civiles y penales que procedan por la violación de las diversas leyes ambientales. De igual forma, legislaremos para garantizar la legitimación activa de individuos, comunidades y organizaciones no gubernamentales en procesos administrativos y judiciales que involucren daños ambientales o violación a reglamentación o legislación ambiental o de planificación.

Por supuesto, para lograr cambiar y encaminar nuestra política pública en cuanto a la defensa de nuestro medio ambiente, es importante ubicar en la legislatura y en las distintas posiciones electivas a personas con el compromiso y la voluntad de hacerlo. Mi candidatura al Senado por el Distrito de San Juan, Aguas Buenas y Guaynabo, representa, sin lugar a dudas, ese compromiso con el bienestar de todas las comunidades y de nuestro medio ambiente.


La autora es candidata a Senadora por el distrito que incluye a San Juan, Aguas Buenas y Guaynabo por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP). Es parte del grupo original de columnistas de ¡¿Politiqué?!, la sección de de debate político en El Calce.