UPR mira a la marihuana para salvar finanzas y evitar recortes

El cannabis medicinal no solo se ha convertido en la panacea de las dolamas físicas y mentales, sino que la industria económica que gira a su alrededor también promete remediar las dolencias de los desfalcados bolsillos del país y de los universitarios.

La presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico, Nívea Fernández, mantuvo hoy encuentros en La Fortaleza para desenredar los entuertos técnicos que tienen las leyes sobre esta industria, altamente regulada en vista de que se maneja una sustancia controlada por las autoridades federales (DEA, FDA), como es la marihuana.

Indicó a preguntas de la prensa, a su salida de la reunión varias horas después de llegar a las 10:46 de la mañana, que busca insertar la UPR en la investigación sobre el cannabis medicinal.

La UPR, indicó por su parte el vicepresidente de investigación y tecnología, José Lassalde, que la universidad ya genera investigaciones con otras sustancias, pero no fue más específico.

“Estábamos trabajando hoy  (en La Fortaleza) con informes de la reglamentación para  la investigación y el desarrollo del cannabis. Nosotros queremos potenciar a la Universidad de Puerto Rico con la mayor capacidad posible en el desarrollo de este proyecto”, dijo a preguntas de la prensa.

Además de Lassalde, Fernández vino acompañada con otros dos funcionarios universitarios que no presentó.

“Nosotros estamos trabajando por todas partes”, señaló la académica.

source3-dbe8a1ed22d4494e78837fbd51732f97.gif

No obstante, reconoció que no sabe cuántos ingresos podría lograr insertándose en esta industria farmacológica.

“Es muy prematuro, pero los índices de desarrollos que se representan aquí son increíbles. Por lo tanto nosotros tenemos que estar. La academia tiene que estar insertada del proyecto de ley. Esto va a ser un proceso evolutivo porque tenemos que educar, trabajar con lo que son la innovación, en los centros de innovación e investigación, que son nuestro nicho”, dijo cándidamente.

Lassalde explicó que “la universidad se inserta en el rol de research and development (investigación y desarrollo) o descubrimiento de medicamentos nuevos. Esto es la misión de la universidad, es lo que sabemos hacer”.

Indicó que la instrumentación de la UPR “está en la vanguardia” y sus científicos son de primera. Y que ya tienen relaciones contractuales con las agencias federales “que auspician estas investigaciones”, con sustancias controladas.

“La universidad va a tener un rol protagónico en el descubrimiento de nuevos medicamentos”, aseguró.

“Ya estamos en el proyecto (de cannabis medicinal)”, aseguró Fernández, quien busca “otras líneas para mantener ese liderazgo de la universidad en el desarrollo investigativo”.

Lassalde especificó que su labor consistiría en el descubrimiento de nuevos medicamentos a base de la planta de marihuana, no en su cultivo. “La universidad tiene la capacidad de extraer de una planta y hacer el análisis preclínico, del potencial uso para distintos tipos de enfermedad”, afirmó.

La industria del cultivo se ha convertido en la Isla en una férrea lucha entre varias empresas, las cuales debe ser acreditadas. Mientras tanto, lo que existe en este momento es apenas una laxa orden ejecutiva del pasado gobierno que regula la industria, luego que la Legislatura no pudo avanzar un proyecto de ley en esa dirección.

Ese proyecto de ley, ya presentado ante la nueva Legislatura, tampoco ha avanzado mucho.

La UPR, advirtió más temprano hoy el secretario de asuntos públicos Ramón Rosario Cortés, busca que el proyecto de ley se enmiende para que contemple más específicamente a la UPR como un componente destacado.

En el proceso legal, dijo Lasalde, “hay unos tecnicismos y de como se trabaja con las distintas agencias” que hay que esclarecer. “Y eso es lo que está en discusión en este momento”, manifestó.

En marzo de 2016 el  Bureau of International Narcotics and Law Enforcement Affairs (INL) del Departamento de Estado de EE.UU. creó un consorcio internacional de universidades y organizaciones (ICUDDR) que investigarán las diversas formas de reducir la demanda de drogas.

El ICUDDR es “una red de universidades trabajando juntas para promover programas de estudios académicos sobre adicción (prevención y tratamiento)” de manera evidenciada y el desarrollo de mejorar las prácticas, según información en poder de INS.

El año pasado, el gobierno federal destinó 14,000 millones de dólares para prevención y tratamiento, investigación y otros.

Lassalde desconocía sobre el ICUDDR., reconoció a preguntas de INS.

Esta tarde se reúne la Junta de Gobierno de la UPR, apenas 12 horas antes de que los estudiantes se reúnan mañana en Asamblea General de estudiantes para abordar la situación fiscal de la UPR y del aumento de matrícula.