Universitarios investigan el impacto humano en sedimentación del agua

Once estudiantes de bachillerato, maestría y doctorado se encuentran recolectando muestras en diferentes zonas del área suroeste de Puerto Rico como parte del proyecto Human Impact to Coastal Ecosystems in Puerto Rico (HICE-PR), auspiciado por la National Aeronautics and Space Administration (NASA).

drinkingwater-4d158692a37237452d91e92d9c3d2c60.jpg

Los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), recinto de Río Piedras, trabajan en distintos proyectos bajo la supervisión de la doctora Maritza Barreto Orta, de la Escuela Graduada de Planificación, y Jorge Ortíz Zayas, de la Facultad de Ciencias Naturales, investigadores del proyecto de la NASA.

En este estudio, que se encuentra en su segundo año de desarrollo, también colaboran otros investigadores de Puerto Rico y Estados Unidos.

Los universitarios que participan del proyecto son Joel Meléndez e Irma Caraballo, ambos estudiantes doctorales; Mónica Flores, Rosa Sáez y Yasiel Figueroa, estudiantes de maestría; y Beatrice García, Albertyadir de Jesús, Tatiana Barreto, José Méndez, Karina Otero y Katherine Pérez, de nivel subgraduado.

pebblesunderwater-57b3a363beae3c6ce5b766b883a47b97.jpg

Como objeto de estudio, estudiantes y profesores investigan todo lo que comprende la cuenca del río Loco, que se extiende desde el bosque estatal de Susúa, en Yauco, y Sabana Grande, hasta la playa de Guánica.

En un recorrido por esta ruta hidrológica realizado este mes el profesor Ortiz Zayas mencionó que para las décadas del 40 y 50 se decidió que esa área sería importante para la agricultura y que el agua vendría por medio del canal de riego del suroeste.

Esto conllevó la construcción de toda una infraestructura de canales y tuberías para conectar las fuentes de agua en el norte de la Isla con el lago Luchetti, las estaciones hidroeléctricas de Yauco, el río Loco, los pueblos que se abastecen de esa agua para fines domésticos y agrícolas, y finalmente la desembocadura en la bahía de Guánica.

giphy49-a80b9ce7b9a50bb253f463f25a1a87b2.gif

Joel Meléndez, estudiante doctoral, explicó el problema de sedimentación en la zona, “de lo que estamos hablando es del manejo de los terrenos en el área alta de la cuenca, las zonas agrícolas y también las zonas que hemos impermeabilizado con urbanizaciones. Todo eso llega al río y finalmente llega a la parte sur, de ahí nos impacta entonces, en la salida, los arrecifes de Guánica y el área de La Parguera”.