Borrachas y problemáticas, arrestan a tres mujeres que venían en vuelo a Puerto Rico

El incidente ocurrió luego que una tripulación en el Aeropuerto John F. Kennedy entendiera que estaban muy ebrias y agresivas para abordar

suministrada

Tres mujeres residentes de Long Island fueron arrestadas en el aeropuerto John F. Kennedy  por golpear a dos empleados de Delta Air Lines luego que la tripulación no les permitiera abordar el vuelo con destino a San Juan, Puerto Rico, por entender que estaban  muy ebrias y agresivas, dijeron fiscales federales .

Los residentes de Long Island, Jordan Nixon, 21, Janessa Torres, 21, y Johanna Zavala, 44, estaban programados para abordar un vuelo del mediodía a San Juan, Puerto Rico el 22 de septiembre después de que se cambió su reserva de vuelo matutino.
En las horas intermedias, las mujeres pidieron nueve bebidas en un bar del aeropuerto y se presentaron en la puerta de embarque visiblemente borrachas, según los fiscales.

Zavala tenía dificultad para caminar, mientras que Nixon olía a alcohol y sostenía un vaso para llevar lleno de un líquido naranja que también olía a alcohol, dijeron los federales.
Según documentos presentados por los fiscales, un empleado de la puerta de Delta informó a la tripulación de vuelo sobre el estado de los tres pasajeros, y un miembro de la tripulación de vuelo y el capitán del vuelo determinaron que no se permitiría abordar al trío.

Un oficial de seguridad del aeropuerto les informó a las mujeres que podían volver a reservar en otro vuelo más tarde esa tarde, dijeron los fiscales, pero las mujeres se negaron a abandonar la pasarela y comenzaron a maldecir y gritarle al guardia de seguridad, según documentos judiciales reseñados por New York Daily News.

En el escrito de los fiscales, relataron que Nixon comenzó a tocar la cabeza del guardia de seguridad y le quitó la radio y luego lo golpeó repetidamente.
Zavala, en tanto,  golpeó en la cara a un empleado de la puerta Delta que intentaba detener el caos y ayudar al guardia de seguridad, dijeron los fiscales.
Cuando el empleado de la puerta pidió refuerzos, el trío golpeó y pateó al guardia de seguridad, que había caído al suelo, y Torres le pisó la cara, según los federales.

La tripulación de vuelo finalmente pudo proteger al guardia de seguridad detrás de un panel de vidrio para detener el asalto y ninguno de los empleados ha regresado a trabajar en el aeropuerto desde ese día, según los fiscales.