Tras fracasar en Washington, J-Go le pide a Wandy que saque cara por los galleros

"Habiéndose agotado los vehículos legislativos disponibles para lograr una extensión o moratoria de un año a la prohibición de peleas de gallo, le pedí a la gobernadora Wanda Vázquez que imparta su firma al PC 2330", dijo la comisionada residente

La comisionada residente, Jenniffer González Colón, le solicitó a la gobernadora Wanda Vázquez que firme el Proyecto de la Cámara 2330 y la Resolución Concurrente del Senado 459 que proveen una regulación a nivel estatal sobre las peleas de gallos como mecanismo a favor de esta industria.

“Habiéndose agotado los vehículos legislativos disponibles para lograr una extensión o moratoria de un año a la prohibición de peleas de gallo, le pedí a la gobernadora Wanda Vázquez que imparta su firma al PC 2330 que regula esto estatalmente y le da el respaldo del gobierno local a la industria. La gobernadora cree y respalda la iniciativa y así me lo dejo saber el viernes. Estamos juntas trabajando junto a la legislatura este asunto” apuntó la comisionada residente.

Desde que se firmó el Farm Bill que estableció la prohibición a las peleas de gallo, González Colón ha mantenido comunicación con diversos miembros de la industria gallísticas para buscar alternativas para detener la prohibición o encaminar un proceso de transición.

gallos

Entre las gestiones de la comisionada se encuentran reuniones con la fiscalía federal y comunicaciones con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos para que se entable una moratoria administrativa y que se ejerza discreción en la administración de esta nueva ley.

La comisionada respaldó a los galleros ante el Tribunal Federal al radicar un recurso como “amiga de la corte” para apoyar la demanda de la industria de las peleas de gallos, que persigue declarar inconstitucional la ley estadounidense que extendió a Puerto Rico y los demás territorios la prohibición de este deporte.

Inclusive, González Colón llevó a congresistas que visitaron la Isla para que presenciaran peleas de gallos en Puerto Rico y así eliminar la mala impresión que los cabilderos en contra de este deporte han difundido en el Congreso.  Además, organizó reuniones con representantes de la industria gallística y congresistas para que sean los propios galleros que se expresaran frente al Congreso.

A principio de año, la comisionada residente continuó abogando por la defensa de miles de empleos directos e indirectos de la industria gallística y de que se respete el debido proceso legislativo para atender el clamor de los ciudadanos en el territorio con la permanencia de las peleas de gallos.

Mira también:

Ofrecen $2,500 de recompensa a los CHOTAS de galleros

La congresista presentó legislación bipartita, HR 1189, firmada por los delegados de todos los territorios de Estados Unidos, para dejar sin efecto la prohibición a nivel federal de las peleas de gallos. En la conferencia de prensa acompañaron a la comisionada residente legisladores de Puerto Rico así como representantes de la industria.

Además, le envío una misiva a Carlos “Johnny” Méndez y Thomas Rivera Schatz, presidentes legislativos, solicitándole que “ante la inminente efectividad de la Sección 12616 (de Ley de Mejoramiento de la Agricultura de 2018, conocida como “Farm Bill)” se evalúen que leyes estatales relacionadas a las peleas de gallos que pueden enmendar para asegurar que la conducta regulada no afecte el comercio interestatal y por consiguiente evitar así algún conflicto con el estatuto federal.

Tan reciente como ayer, la comisionada continuó trabajando para defender a la industria gallísticas al radicar el H.R.5436 que busca atrasar la prohibición de peleas de gallo en los estados y territorios de Estados Unidos hasta el 20 de diciembre de 2021.

wisin gallos

El proyecto de ley requiere que el secretario del Departamento de Agricultura federal, en conjunto con la Administración de Pequeños Negocios, el Departamento de Salud y Recursos Humanos, Vivienda y Desarrollo Urbano y Justicia federal, presenten un reporte en un plazo de 270 días que incluya un análisis del impacto económico que tendría la prohibición de la práctica de gallos de pelea en Puerto Rico y en los territorios y posesiones estadounidenses.

Igualmente, el reporte debe desglosar cómo se trabajaría la implantación y ejecución de la prohibición de peleas gallísticas. Esto incluiría un análisis sobre los recursos disponibles, qué recursos harían falta y el costo de ejecutar dicha prohibición. Por último, el reporte debe también examinar cómo la implementación de la prohibición de esta práctica afectaría la salud de las aves removidas.

“Para mí es imperativo que se reconozca el daño que causa esta prohibición a la economía de la isla. El proyecto original, según presentado, no incluye un plan para las aves ni presenta el efecto que esto tendría para miles de familias que dependen de esta industria. Tampoco presenta un plan de implantación. Los territorios no fuimos consultados sobre esto, y por ende mis constituyentes- especialmente los de la industria de peleas de gallo- no tuvieron la oportunidad de participar en ningún debate ni informar sobre cómo corre la industria en la isla”, expresó la comisionada.

González Colón añadió que “es por ello que, manteniendo comunicación con la industria, acudí a los representantes Urayoán Hernández y al liderato legislativo para radicar una pieza estatal que expresará la regulación local de frente a la federal.  Pienso que al igual que hay estados que regularon industrias como la marihuana y el gobierno federal prohíbe esta práctica, en la isla tengamos legislación que no afecte el comercio interestatal y evitar así la prohibición. Esto le otorgará protección a nuestros galleros y a la industria ante cualquier acción del gobierno federal ante una industria regulada y protegida por el estado. Ayudé a la Cámara en este proceso y con la firma de la gobernadora nos aseguraremos que esta industria, según reglamentaba por el estado, evite afectar el comercio interestatal. Seguiremos nuestras conversaciones y gestiones ante Agricultura federal y el propio Congreso”.