Tragicomedia sin fin: ¡Mira, me llegó la...! ¡[email protected]! ¡Se fue de nuevo la luz!

No te dio break ni de congelar los limbers que habías metío&#39 ayer al frizel.

Justo cuando pensabas que te había llegado la luz y que ya Puerto Rico se encaminaba a la normalidad… ¡Puf!, las décadas de mediocridad del Gobierno de Puerto Rico y su descuido para con la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) te volvió a meter las cabras.

Sí, se chavó la línea de Cambalache. Entre los sectores afectados se encuentran Río Piedras, Toa Baja, Toa Alta, Carolina, áreas de Guaynabo, Toa Baja, Toa Alta, Carolina, Cupey, Bayamón, Carolina y otros lugares de San Juan… Así que si te había llegado la luz y le roncaste al que no le había llegado, aguanta presión ahora.

animatedlightbulbgif28-dbe3a8c4b633e428e328de3ae42ff525.gif

Según indicó el comandante supremo y eterno de la Utier, Ángel Figueroa Jaramillo, esa fue la línea que trabajó la empresa Whitefish. Ya tú sabes, ese pescao&#39 aún no muere.

Para seguir con esta tragicomedia, resulta que en el portal status.pr indican que hay un 43.20% de Puerto Rico conectado, número que a quién escribe esta nota le resulta misterioso, mientras mira el 61% de batería que queda en la laptop. Acá no se ha visto luz desde una hora antes de que llegara la parranda de María.

Ah, pero antes de que los fotutos pro-Gobierno salten en Twitter como changas viejas, hagamos la salvedad de que la última actualización de este número fue a las 6:00 A.M. de hoy.

screenshot20171109at10435pm-45f1d1fb24e4eb3d23b5dbf1b0b0367b.jpg

Claro, que siempre hay que tener en cuenta las declaraciones de quién ahora mismo luce como el &#39top pick&#39 para funcionario público del año.

Adelante, Ricardo Ramos vía la colega Zugey Lamela:

¿Cuándo acabará este culebrón de papelones? No sabemos, pero las plantas eléctricas se ven cada vez mejor, aunque anden en los mil y pico de pesos.

Lo triste es la gente que necesita realmente la electricidad, como en Centro Médico.

De hecho, pulsen aquí para que lean y escuchen los relatos de espanto que recientemente publicamos.

¡Tercer mundo, aquí estamos!