#TeamRosselló en "echarle culpa de todo a la pasada administración mode"

El director ejecutivo del comité de transición entrante, William Villafañe, acusó hoy un "total descontrol” en los gastos del gobierno por parte de la administración de Alejandro García Padilla.

Para Villafañe, el gobierno "incurrió en una práctica de total descontrol en gastos y a preguntas de este comité quedó claro que la Oficina de Presupuesto y Gerencia no desarrolló mecanismos de fiscalización efectiva para auditar a las agencias".

En las vistas de transición hoy, a preguntas del comité entrante, el secretario de Hacienda indicó, según el director ejecutivo, que la administración había fallado en las proyecciones de recaudo y que esto incidió en la imposición de sobre 90 nuevos impuestos.

"Durante estos cuatro años la administración de Alejandro García Padilla, cada vez que aprobaba una medida impositiva, decía que con la aprobación de la misma iban a cuadrar la caja, pero lo que vimos durante el día de hoy es que seguían fallando en sus proyecciones y no controlaban el gasto, lo que los llevó el círculo vicioso de seguir metiéndole la mano en el bolsillo al pueblo", sostuvo.

Para el comité de transición entrante, la actual administración no ha hecho ni una medida efectiva para reducir los gastos operacionales del gobierno. 

"Esta administración se ha valido de tecnicismos para hacer ver que se han reducido los gastos del gobierno, pero la realidad es que no han hecho nada para atender bajar el costo de las operaciones del gobierno”, indicó Villafañe.

gifit1479835916438-10e0bfed69f8ddcb74c973a0d24cb437.gif

En su ponencia, el secretario de Hacienda “indicó que había una oportunidad para aumentar la captación de las diferentes partidas de impuesto, pero durante esta administración no se implementaron las herramientas para aumentar esta captación”. 

Agregó que "esta administración tenía la oportunidad de establecer iniciativas para aumentar la captación de impuestos de forma tal que no haya que poner medidas impositivas adicionales, pero decidieron irse por el camino fácil y seguir aumentando la carga contributiva a los puertorriqueños”.

A su vez, afirmó que el secretario de Hacienda “dijo que se podía beneficiar de transferencias de empleados a la plantilla de Hacienda, algo que se podía hacer bajo la Ley 66, pero que no se hizo”.

"El gobierno de Puerto Rico tenía a su haber las herramientas necesarias para aumentar la captación de impuestos. Esto, junto a una política coherente de reducción de gastos, hubiese aliviado grandemente el déficit del gobierno, pero ya sabemos que este Gobierno tenía sus prioridades en premiar a los amigos de la casa y no en atender los problemas que atraviesa Puerto Rico”, opinó.

Igualmente, comentó que “quedó demostrado que no existe comunicación entre las agencias fiscales y las que dedican a promover el desarrollo”.

Para Villafañe “es increíble que aún existiendo consenso en que el Desarrollo Económico es vital para ayudar a sacar a Puerto Rico de la crisis, no existe comunicación entre el Departamento de Hacienda y el Departamento de Desarrollo Económico a la hora de establecer una política fiscal. Por eso es que vemos este desfase. El secretario de Hacienda inclusive dejó entrever que no confía en las proyecciones de la Junta de Planificación y que tiene que hacer un análisis adicional a la hora de establecer sus proyecciones de ingresos”.