Te guste o no, el puertorriqueño es vago

20150130overcomelazinessthumb636x35883742-132be8ac7c09a2e4dbb94af440b02966.jpg

Desde que tenía 12 años siempre estaba buscándome el peso, ya fuese lavando carros o pintando casas. Si quería tener el cerquillo al día tenía que trabajar. Eso fue lo que me enseñó mi mamá, la misma mujer que quedó huérfana en la adolescencia y sacó a sus tres hermanas del hoyo. A mis 18 años, comencé a laborar en un supermercado; y en el recorrido pa’ buscar los shopping carts en el parking, vi como muchos clientes llegaban en carros nuevos (con la canción "Con mi reggae muero" de Wisin y Yandel a to’ jender y el burruneo en el baúl), mucha prenda y ropa cara.

Llegaban con un guille terrible, sacaban una tarjeta violeta y la rajaban con el mismo ímpetu de Papo Swing embolinao cuando usaba el pañuelo como sable en sus coreografías. Lo que gastaban en tres chucherías era lo que yo cobraba a la semana. Y así, como a quien le dejó de importar lo regala’o, se montaban en su carruaje con aros 17” como si na’. Algunas veces la tarjeta no pasaba porque habían consumido el balance, y feliz de la vida sacaban otra. La mayoría eran jóvenes con manos fuertes, y entre uñas coloridas y tatuajes, me preguntaba si esos adornos también se podían pagar con la dichosa tarjetita mágica.

798bdbc8947e4a35aa64da86b244eab3-96b1af2d65896c6c7eb18bec8d81cad6.gif

A mis 22 años trabajé en una heladería. Era una especie de gerente al sabroso sueldo de $6.15 la hora, y aunque el delantal me quitaba el 90% de mis testosterona, ya no tenía que estar con un &#39finger&#39 bajando paletas rotas de Clorox en un almacén, mientras el carnicero me tiraba chistes homoeróticos sobre mis enclenques biceps. Algunos de mis deberes en la tienda eran bregar con el cuadre, repartir tareas que luego terminaba haciendo yo porque el lugar no se vaciaba (parece que en Ponce nunca habían visto helado), estar pendiente que las nenas no se fueran a las manos frente a los clientes (tensión que era bastante frecuente) y velar los horarios.

En una ocasión una compañera me dice que hablara con el dueño para que le bajara las horas, porque si se pasaba (o sea, si llegaba a VEINTE horas semanales) le iban a quitar los cupones. La señora prefería coger los chavos dándole nalgas al sofá y viendo novelas que trabajando. Desde ese momento entendí que el puertorriqueño es vago. Pero esto no es nuevo, pues lo mismo se preguntaba Frankie Ruiz cuando cavilaba sobre el vecino que dormía hasta las tres de la tarde y hasta viajaba a los Niuyores. ¿Y cómo lo hace? Yo no sé. El Gran Combo hizo la crítica mucho antes con su “No hago más na”, y 200 años después de ese suceso, poco ha cambiado.

116958465025985565599844082099158735940318n-706cdd246ac39455f8dc688d42ed9b62.jpg

Estos días estaba corriendo por el Internet una foto de un chamaco mientras hacía compra en un supermercado. En la imagen el hombre decía que antes no podía comprar todo lo que deseaba, pero ahora con la Tarjeta de la Familia sí puede darse ciertos placeres. “Que me mantenga el gobierno de ahora pa’ bajo”, finalizó el mensaje mientras en el fondo se asomaba una caja de devil’s food creme cakes que bajaría con cuatro padrinos de refresco. Lo primero que causó fue indignación, pero luego de un rato de reflexión uno dice: “coño, pero no está mintiendo”. El gobierno ha perpetuado esa mentalidad de "no te fajes, Papo" y a la gente le gustó. Esa es la mentalidad que abunda en la isla, y aunque a ti y a mí nos moleste, el puertorriqueño es vago.

Por si eso fuera poco, mientras averiguaba en Facebook sobre las vidas ajenas (como todos hacemos), veo una página de boricuas en Florida. Con lo primero que me topo es con una mujer que no había llegado a Kissimmee y que quería aplicar para los food stamps. Al comenzar a leer los comentarios tuve que quitarme porque yo no puedo entender cómo carajo es que uno se muda a un lugar donde la gente encuentra trabajo a los tres días, y lo primero que va a hacer es chupar de la teta del Estado.

Ven acá, ¿qué pasó aquí? ¿Qué diantre pasó con aquello de sentir honra por el trabajo? ¿En esto fue que nos convertimos? No solo ahora tenemos algunas de las playas más lindas del mundo, sino que también tenemos la mayor cantidad de bambalanes por milla cuadrada. ¡Eso! ¡Pa&#39 que se te hinche el pecho!

117031375053622062836193014903220779089164n-6ff8a9ac8c6fc7701782ca5a2915e013.jpg

Los tiempos cambiaron. Parece que el orgullo de madrugar, coger el machete y meter caña se murió con Machuchal. Si nuestros abuelos vieran en lo que se convirtió esto, seguro sacarían fuerzas pa’ jartarnos a correazos. Casi la mitad de la población coge cupones, y si es por el fracasado Estado Libre Asociado y los trabajadores sociales, hay que darles más con la excusa de que el deseo de superación no vino en nuestro ADN. Nos olvidamos de aquel proverbio de “enseñarle a la gente a pescar”, porque tú sabes, “hay que cogerlo con calma, y si les meten presión pueden hacer pinchos hasta con carne de Juan Eugenio Hernández Mayoral”. Puerto Rico ha llegado a un punto que si llega a ocurrir un apocalipsis zombie, nos suicidaríamos, porque seríamos muy holgazanes pa’ sobrevivir como humanos y eso de caminar pa’ buscar comida como zombies tampoco es pa’ nosotros.

¿Hasta cuándo va a seguir ese ñeñeñé? Este país está tan desenfocao que ahora hay gente que admira a Michael Jordan por los tennis y las gorras, no porque ese macho dejó el cuero jugando para conseguir victorias. Si estos muchachitos que “lo admiran tanto” dejaran de pensar en estupideces, podrían imitarlo en las cosas buenas, no en el fucking swag ni el caché… que by the way, no lo tienen luciendo como un &#39label whore&#39. En este país la gente quiere hacer poco y lograr mucho, ya ni el hijo del “mesías” quiere hacer carrera política, sino que llega para ser gobernador sin haberse fajao.

30786527359y8500357-3b08a02b0d67b92fd00d96bd2fc26345.gif

 

¿No hay trabajo? Es cierto, por ahora están escasos, pero mucha gente ya ni hace el intento de conseguir uno. Unos utilizan la crisis como motivación para atreverse a hacer un cambio, otros la usan como excusa pa&#39 darle fundillo a la hamaca. Entonces, somos tan imbéciles que nos atrevemos a criticar al que se va buscando chamba a otro país, pero le reímos las gracias al que se queda sin hacer na’, recibiendo ayudas y que dice que “no se ve fuera de esta isla”. ¡Claro que no te ves afuera si aquí al vagoneta se lo dan to’! ¡Qué mameyote!

Con lo vaga que ha salido esta generación, no sirven ni pa’ carne molida. Hay que echarle un ojo a nuestros chamaquitos, porque viviendo de frente a una pantalla no van a desarrollar mucho amor por el trabajo ni verán orgullo en el sudor. A los hijos hay que darles destrezas para cuando ya nosotros no estemos vivos, y una tablet no les va a enseñar sobre sacrificio; pero pa&#39 formarlos a ellos, tenemos que nosotros dar el ejemplo. Debemos olvidarnos de las tetas de embuste, de las nalgas de Colombia, del BMW, de "ser guerreros con enemigos imaginarios", del celular más moderno y volver a lo básico: que no hay nada más respetable que una mujer o un hombre que se levante cada día a trabajar pa’ echar pa&#39 lante a los suyos.