'Sugar' Díaz: "en PR se hace deporte y se juega pelota de verdad"

¡El miércoles Edwin &#39Sugar’ Díaz hizo historia!

El lanzador boricua consiguió su décimo juego salvado en apenas 12.1 entradas y, de paso, llegó a los 200 ponches en su carrera. Sepa usted que ese último detalle posiciona al puertorriqueño en el quinto puesto entre los relevistas  ligamayoristas que más rápido han alcanzado la cifra de ponches, pues solo necesitó de 130.0 entradas en la lomita para unirse a un selecto grupo donde figuran Craig Kimbrel (117 y 2/3), Kenley Jansen (119.2), Aroldis Chapman (123.1) y Dellin Betances (129.0).

Cuando El Calce contactó al caballete para preguntarle sobre las claves de su extraordinario arranque en su tercera temporada con los Marineros de Seattle, el flaco de Naguabo aseguró que todo es producto del esfuerzo y la dedicación que le puso a su preparación durante la temporada muerta.

“Esto es gracias al trabajo fuerte que se hizo en el off-season. Gracias a Dios hemos podido poner en práctica lo que se trabajó. Yo estoy bien contento, porque las cosas están saliendo bien desde que empezó la temporada. Y estoy más que feliz por los resultados, que me tienen liderando la Liga Americana en juegos salvados”, dijo quien, además, se convirtió en el relevista del patio que más rápido (23 juegos) ha llegado a la cifra de diez salvamentos.

cropcb7b0c52e4d4469d977ca90f4b873a63-522cebcff288b617bd7078290a936272.jpg

Para Díaz la clave de su dominio ha sido lograr maximizar su visión de juego y comprender más a fondo su responsabilidad en el diamante. Asimismo, detalló algunos ajustes que le han permitido ponchar a —por lo menos— un bateador en cada una de sus 14 salidas del bullpen este año.

“El ajuste mayor, y fue algo que le di duro y que sigo trabajando, es el comando de mi recta. Si yo logro comandar mi recta, son bien altas las posibilidades de que mi slider sea efectivo. Eso fue algo que trabajé mucho y que ahora trato de ejecutar cada vez que me subo a la loma. Tengo que comandar mi recta y, en la medida que eso se me dé, habrán buenos resultados”, indicó, no sin antes reconocer el apoyo del cuerpo técnico de su organización.

“No han habido muchas observaciones en mi mecánica, porque estoy lanzando bien. Ellos [el cuerpo técnico] siempre tratan de no meterme cosas en la cabeza y de mantenerme relajado y sin presión. Hasta el momento se han mantenido animándome y diciéndome que continúe haciendo lo que me tiene ahora mismo donde estoy. Me siento muy bien con eso”, afirmó.

dbqubtvuqaagbwr1500x415-708e30cf689136d2c536277e1e67fc9f.jpg

Sobre el desempeño de sus compatriotas en Las Mayores el taponero del #TeamRubio señaló que se siente más que orgulloso, pues —según dijo— se trata de una generación de atletas que representa el valor del deporte nacional y la grandeza del béisbol local.

“En verdad, todos somos unos caballos. Estamos claros de lo que tenemos de frente y lo que hay que hacer. Verlos a ellos hacer su trabajo, de verdad, me llena de mucha alegría. Me siento bien contento y orgulloso con lo que estamos haciendo los puertorriqueños por acá, porque esto es lo que necesitamos los boricuas: unidad, comunicación y buenas noticias. Lo que estamos viviendo no son bendiciones individuales, es una bendición para todos los puertorriqueños. Cada vez que uno de nosotros se tira al terreno y ejecuta, le demuestra al mundo que en Puerto Rico se hace deporte y se juega pelota de verdad”, sentenció.

00eb1ec6308e11e791e8f4f57285bdfc780x5011-3718970a4c2068549ce62f010336f40d.jpg

&#39Sugar’ Díaz aprovechó para enviarle un mensaje a su gente y agradeció sobremanera el apoyo brindado a lo largo de su carrera.

“Quiero darle las gracias al pueblo de Puerto Rico por el apoyo. Y especialmente a mi gente de Naguabo. El apoyo de ustedes significa mucho cuando estoy por acá, ya que no es fácil cuando uno está solo. El apoyo en las redes sociales es bien grande para mí. Sepan, mi gente, que por ustedes es que estoy aquí”, puntualizó.

Con el partido de ayer, ante los Indios de Cleveland, el hijo de Borinquen mejoró su efectividad a 0.68 y WHIP de 0.68. Además, consiguió su juego salvado número 11 y poncho otros dos bateadorets. ¡Está dulce!