Sin coordinar una respuesta masiva de trauma ante riesgo de nuevos terremotos

En el Departamento de Salud no hay muchas respuestas que digamos...

El mayor peligro inmediato de muerte luego de terremotos como los que vive Puerto Rico hace más de dos semanas son los traumas que pueda recibir la gente por el colapso de estructuras, pero el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, no ha comunicado un plan para atender este tipo de riesgo ni ha contactado a su equipo especializado en trauma desde que iniciaron los sismos, exponiendo peligrosamente a la ciudadanía.

Al momento, el director del único centro de trauma que hay en la isla, el Hospital de Trauma del Centro Médico, y presidente del Comité de Trauma de Puerto Rico ante el Colegio Americano de Cirujanos, el Dr. Pablo Rodríguez Ortiz, no ha sido contactado por Rodríguez Mercado durante la emergencia que ya ha cobrado dos vidas, ha derribado decenas de estructuras y ha dejado sobre 2,000 refugiados.

Temblor

Rodríguez Mercado tampoco le ha comunicado a su director de Trauma el plan escrito vigente – Plan Operacional de Manejo de Emergencias de Salud Pública y Servicios Médicos – ni ha atendido las deficiencias estructurales que tiene dicho hospital, según fuentes internas y documentos obtenidos por el Centro de Periodismo Investigativo (CPI). El Plan, que tiene 1,048 páginas, hace una sola mención del Hospital de Trauma y menciones escuetas sobre el rol del Centro Médico en una emergencia como el terremoto.

Rodríguez Mercado, neurocirujano de profesión, es el principal responsable del Centro Médico, del Hospital Trauma y de la Administración de Servicios Médicos (ASEM) que opera dichas instituciones.

El Secretario de Salud no respondió la petición de entrevista hecha por el CPI desde el viernes para contestar preguntas sobre el tema y precisar cuál es su plan de atención de pacientes de trauma de darse un terremoto y réplicas de mayor intensidad a los sobre 1,000 experimentados durante los pasados 16 días.

El Dr. Rodríguez Ortiz confirmó en entrevista que Rodríguez Mercado no se ha comunicado con él y dijo con indignación palpable que está preocupado por la catástrofe que puede significar para los puertorriqueños, ya que su hospital es el único preparado para atender a estos pacientes. Desconoce cuál sería el proceder en caso de que se produzca un alto volumen de víctimas. Según indicó, lamentablemente Rodríguez Mercado y el director de ASEM, Jorge Matta, son sus superiores en el Gobierno y aunque él tiene la responsabilidad moral y el expertise, no tiene la autoridad para tomar decisiones de planificación, ejecución y uso de recursos.

El cirujano de trauma, quien lleva dirigiendo el hospital por más de 20 años bajo las administraciones de gobierno de dos distintos partidos, puntualizó que el servicio de trauma es crucial durante un terremoto porque el 80% de las víctimas mueren si no son atendidas durante la primera hora de un trauma.

“En este momento yo no tengo ninguna directriz en cuanto a esto, cuando la responsabilidad de orquestar la respuesta de trauma durante una catástrofe en este país es mía. Ni siquiera sé con qué herramientas cuento para planificar y ejecutar esta respuesta, ni sé qué recursos tengo disponibles para saber qué hacer y qué dejar de hacer”, sostuvo Rodríguez Ortiz.

Explicó que, aunque los esfuerzos de orientación y prevención que se han hecho hasta el momento para proteger la vida son buenos, una vez ocurre el evento mayor, lo apremiante es la respuesta médica para atender efectivamente un alto volumen de pacientes de trauma.

“Se ha olvidado un componente importante, que es este componente porque cuando las otras estrategias hayan fallado, hay que salvar vidas”, añadió.

El CPI preguntó a la gobernadora, Wanda Vázquez Garced, si está al tanto y conforme con el plan de respuesta de salud que ejecutaría su administración de darse una catástrofe mayor, a lo que esta respondió: “Yo voy a confiar en Dios y la Virgen de que no va a ocurrir una catástrofe mayor. El mensaje mío al pueblo de Puerto Rico es que tenemos menos sismos que ayer. Estamos trabajando con las expectativas y proyecciones de los expertos del Servicio Geológico de Estados Unidos y la Red Sísmica”.

¿De haber una catástrofe mayor, cuál sería el plan?, insistió el CPI. “Estaríamos igualmente preparados”, dijo la Gobernadora.

¿Cómo procedería su administración tomando en cuenta que en terremotos de mayor magnitud los principales traumas son por estructuras que se caen encima de las personas?, agregó el CPI.

abuelita guanica temblor

“Creo que es bien importante el mensaje que ha llevado Manejo de Emergencias Estatal y Municipal, aquí hay alcaldes que han hecho ejercicios con sus ciudadanos y con los niños en las escuelas para que puedan responder. Es importante que cada persona también tiene que prepararse cada cual porque la respuesta es individual inicialmente para nosotros podernos proteger en nuestras casas. Donde nosotros nos estemos desempeñando, en nuestros lugares de trabajo, tenemos que seguir aquellos ejercicios y protocolos a la respuesta de un terremoto”, dijo Vázquez Garced, sin responder la premisa de la pregunta.

A la falta de preparación y coordinación se une la posibilidad de que el Hospital de Trauma colapse, ya que un estudio hecho en el 2015 por ingenieros del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico encontró serias fallas en la estructura. Incluso, anticiparon que esa instalación tenía un 10% de riesgo de caer durante un sismo cercano. El riesgo podría ser mayor si no se daba mantenimiento a la estructura, indica el documento, que recomendaba hacer un estudio de mayor profundidad. Ese estudio no se ha hecho, bajo la administración de Alejandro García Padilla, ni la de Ricardo Rosselló Nevares, o la de Wanda Vázquez Garced. Tampoco se han hecho mejoras, concedió Rodríguez Ortiz.

“Lo más que yo siento es que si ocurre hoy (la catástrofe), ya no podemos hacer nada”, sentenció el director de Trauma.

Otros servicios neurálgicos en caso de terremotos como lo son ortopedia y neurocirugía tampoco están listos para un desastre.

“¿Estamos verdaderamente listos en Centro Médico para manejar la cantidad de trauma y fracturas que causa un terremoto de mayor intensidad? El que diga que sí, miente. Aquí estoy en Centro Médico donde trabajo dos días a la semana, y la contestación es claramente NO” agregó en su página de Facebook la semana pasada el Dr. Humberto Guzmán, ortopeda de la institución, tras señalar que no tiene ni salas para operar.

“Muchos problemas aquí, salas de operaciones en remodelación, las salas del Hospital Pediátrico cerradas, personal escaso y muchos nuevos en adiestramiento, los problemas usuales… ocurre un terremoto y los ortopedas del Centro Médico no tienen las salas necesarias para operar”, arremetió.

Entretanto, el Recinto de Ciencias Médicas está a punto de perder su residencia de neurocirugía, que fue puesta en probatoria en 2019, por falta de recursos que corresponde aportar al Departamento de Salud e inacción del secretario Rodríguez Mercado, quien es miembro de la facultad de dicho departamento, según cuatro fuentes internas y decenas de documentos y correos electrónicos obtenidos por el CPI.

guanica

El director ejecutivo de ASEM, Jorge Matta González, no ha tomado cartas en el asunto. Por el contrario, canceló una reunión obtenida a instancias de Rodríguez Ortiz para el 7 de diciembre, con Shirley Birriel, subdirectora de manejo de fondos CDBG-DR en el Departamento de la Vivienda, y otros nueve funcionarios, dirigida a considerar financiar la construcción de un nuevo hospital de trauma para Puerto Rico, según comunicaciones revisadas por el CPI. Matta indicó en una carta con fecha del 12 de diciembre, como razón para cancelar la cita, que “ASEM está trabajando en varios proyectos” que incluyen un centro de trauma y que Rodríguez Ortiz no es una de las personas autorizadas a reunirse o presentar proyectos por parte de ASEM. Rodríguez Ortiz dijo que desconoce cuáles son estos proyectos. Matta González no contestó petición de entrevista del CPI.

Vagones de emergencia que no sirven su proṕosito

El CPI también encontró que dos vagones que fueron adquiridos alrededor del 2009 a un costo de casi $2 millones en fondos federales para ser un Hospital Móvil de Emergencias y Trauma, con sala de operaciones y capacidad de poner anestesia, precisamente para el uso del Hospital de Trauma en situaciones de desastre como un terremoto, nunca se han podido utilizar. Rodríguez Ortiz explicó que la causa para esto es que ASEM asumió el control de ellos y los ha estado usando desde entonces para otros propósitos, tales como clínicas de salud en eventos como las Fiestas de la Calle San Sebastián. Según dijo, los vagones y equipos ya no sirven para su propósito original de realizar procedimientos quirúrgicos por el descuido, la falta de equipo especializado y de mantenimiento.

En varios recorridos por el Centro Médico, el CPI corroboró que uno de los vagones está estacionado a orillas de la carretera principal de dicho complejo hospitalario.

Mira el reportaje completo del CPI pulsando aquí.