Simples cosas que los políticos no aprenden después de una emergencia

Dito, es que es mucho para ellos...

Todos sabemos que en Puerto Rico no se tiene que tener mucha inteligencia para ser político, así que lo que pudiera parecer lógico, a estas criaturas enajenadas del pueblo hay que explicarles con una pizarra y con láminas para ver si entienden.

Pe Erre ha pasado por varias catástrofes en los últimos cuatro años: el peor huracán que nos ha tocado y el desastre político que nos gobernó durante esa emergencia. Si algo quedó demostrado es que el gobierno (ni la administración de ahora ni las que estuvieron antes) no tiene una fucking idea de cómo diantre resolver problemas, y menos cuando se trata de la naturaleza; parece que esta gente solo sirve pa’ organizar caravanas y disfrazar embustes como si fueran promesas.

liticos

Durante el huracán María vimos cómo la ayuda no llegó al campo y de la forma abusadora que escondieron suministros. Tampoco olvidamos que quisieron esconder los muertos limitándolos el número a solo 64 fallecidos y al sol de hoy todavía no se sabe el número real, pero que se estima que asciende a mucho más de tres mil difuntos.

¿Por qué lo hicieron? ¿Cuál era la necesidad de esconder cifras? ¿Acaso la estadidad llegaría si se bajaba el número de muertos? Aquí se politiqueó con TODO, y todavía da rabia al recordar porque por culpa de la ineptitud del gobierno murió gente inocente.

desastre

Después del desastre de María todos los políticos se hicieron los locos, comenzaron a repartir culpas unos a otros y demostraron solo una cosa: esta gente no tenía ni p**a idea de lo que debían hacer, y peor aún, ni siquiera querían buscar ayuda de los que sí saben solo para no lucir como los morones que son. Justo cuando uno cree que aprendieron alguito, el 7 de enero ocurre un terremoto de 6.4 de magnitud que estremeció a todo el país, pero cuyo efecto devastador se concentró en el sur de la isla, y los políticos hicieron lo mejor que saben hacer: un soberano ca**jo. Estos fascinantes mamíferos criados con agua de lechuga volvieron a recurrir al “manual del político plasta” para atender la situación, así que como TODAVÍA no entienden cómo se bate el cobre, vamos a darle una ayudita a estos equinos con corbata.

-A nadie le interesan las fotos “haciendo que hacen”: durante una emergencia los políticos creen que tirarse una foto de ellos haciendo aguaje hablando inglés con algún congresista o sobando paredes resuelve algo. Políticos, a ustedes les pagan por trabajar, no para ser modelos; si usted está hablando con un congresista, ejecute sin tener a un fotógrafo haciéndole un shooting, porque mientras hay viejos durmiendo bajo el sol en una carpa, a nadie le interesa ver sus poses pa’ los Twitter y los Facebook. Esto no es una pasarela… es una maldita emergencia.

politicos

-Hay que decir la verdad por más mala que suene: cuando yo era chiquito y le metía un embuste a mami, podía sostener la mentira un ratito, pero a la que mami se enterara los chancletazos iban a llover. Así mismo se siente el pueblo: si usted como político esconde información, la reacción del pueblo no van a ser besitos en el cutis. Aún no comprendo esa maldita manía de no decir lo que está pasando realmente, porque hay animales que mientras personas están sufriendo sin saber qué hacer, ellos están pensando en votos pa’ las próximas elecciones. Nunca olviden las palabras del gran Canserbero: “la mentira tiene patas… pero tarde o temprano cojea”.

-No juegue a la política en tiempos de emergencia: es una falta de sensibilidad ver políticos usando las donaciones del pueblo pa’ ponerle su logo, porque según estos desgracia’os a la gente afectada le interesa ver la carota y el nombre de un bambalán. Es el deber de los políticos ayudar en momentos como estos, no hay que aplaudirles NADA porque ese es su maldito trabajo, y si no quieren tener eso a sus espaldas, pues renuncien y déjenle eso a alguien que sí quiera meter caña. Los líderes se prueban en la adversidad, no en tarimas bailando como zánganos mientras fotutos aplauden. Estos bobos prometen y no cumplen, y ahora también hay que “estar agradecidos” por conseguir cajas de agua que EL PUEBLO DONÓ. Se les nota la enajenación de vivir en la burbuja politiquera y no convivir con la gente.

wandy

-Los tiempos cambiaron… y es hora de que se den cuenta: hace muchos años cualquier desastre lo hubiesen solucionado diciendo que “iban a hacer”, un par de entrevistas en los medios pa’ lavarse la imagen y un video monta’o mostrando al político abrazando doños. Eso ya se acabó, amiguitos. Este pueblo ha vivido tantas cosas, desde ver cómo la economía lleva aguantá tantos años sin opciones de progreso, aguantar como los hijos se tienen que ir del país porque no hay oportunidades (excepto para los “hijos talentosos”) y encima tener que bregar con los estragos de la madre naturaleza. El pueblo está bien encojo**o y el horno no está pa’ galletitas, así que los políticos deben caminar por la línea porque no vamos a permitir más abusos. A todos los desgracia’os que se aprovechan del dolor ajeno, recuerden que noviembre está ahí encima y van a pagar.