Sigue la candela pa Dustin Hoffman

La actriz Kathryn Rossetter, que protagonizó la obra de teatro "Death of a Salesman" junto a Dustin Hoffman en 1984, calificó hoy aquella experiencia como "horrible, desmoralizadora y abusiva" en un texto donde asegura que el actor se propasó sexualmente con ella.

Rossetter, en una columna publicada hoy por la edición digital de la revista The Hollywood Reporter, aseguró que Hoffman la manoseaba cada noche y le exigía que le hiciera masajes en los pies.

Incluso, en una ocasión, le quitó la ropa de forma que sus pechos quedaron a la vista del resto del equipo de la obra.

Hoffman cogió una prendía recientemente de John Oliver

La artista aseguró que volvía llorando a su casa cada noche.

Esta acusación llega un mes después de que la escritora Anna Graham Hunter usara la misma plataforma para denunciar que fue acosada sexualmente por el actor en 1985, cuando era una joven becaria de 17 años.

Hunter aseguró que el intérprete, que tiene 80 años en la actualidad, la manoseó durante el rodaje del telefilme "Death of a Salesman" y habló de temas sexuales de forma inapropiada con ella.

Rossetter también aparecía en esa versión televisiva, pero indicó que rodó su papel en tres días y que no tenía conocimiento sobre la actitud de Hoffman en ese proyecto.

acososexualefectodpuer-62744174dd3be830cd7b2d089d3e98a5.jpg
En esta combinacion de fotos aparecen, arriba de izquierda a derecha: el productor de cine Harvey Weinstein, el exejecutivo de Amazon Studios Roy Price, el director James Toback, el chef John Besh; en el centro: el fotógrafo de moda Terry Richardson, el editor adjunto de New Republic Leon Wiseltier, el ex comentarista político de NBC News Mark Halperin, el exejecutivo de Defy Media Andy Signore; y abajo: el cineasta Brett Ratner, el actor Kevin Spacey, el actor Jeremy Piven y el actor Dustin Hoffman. En las tres semanas desde que surgieron las denuncias contra Harvey Weinstein, un efecto dominó ha sacudido no solo a Hollywood sino al menos a una docena de otras industrias. (AP Fotos/Archivo)

La actriz, que ha aparecido en cintas como "Speed 2: Cruise Control" y series como "Law & Order: Special Victims Unit", reconoció que el comportamiento de Hoffman dejó "sucias huellas" en su alma.

Las alegaciones se divulgan en un momento convulso para la industria audiovisual estadounidense, que vive inmersa en una gran polémica tras el enorme escándalo que rodea a Weinstein, uno de los productores más poderosos de Hollywood, acusado por decenas de mujeres de presuntos comportamientos sexuales abusivos y supuestas violaciones.

Estas denuncias han animado a mujeres de todo el mundo a compartir sus propias experiencias de agresiones sexuales en las redes sociales, por ejemplo, a través de la campaña "Me Too" ("yo también") ideada por la actriz Alyssa Milano.