¿Será seguro ir al dentista? Sí, y ahora te lo explico...

El dentista Pedro Barea te lo explica.

 

Te levantas en la mañana, te lavas los dientes y te preparas para arrancar tu día en esta nueva realidad en la que estamos obligados a vivir. Mientras desayunas y lees las últimas noticias en twitter, se escapa una pepita de la china que te estás comiendo, muerdes y “Crack!”. Ahí se fue la mitad de una muela.

¡Ahora fue! Tienes que ir a visitar a tu dentista en tiempos de coronavirus. ¿Será seguro ir al dentista?

Llevamos varios meses viviendo en una nueva realidad que aparenta ser sacada de una película. Días llenos de incertidumbre, estrés, preocupaciones y dificultades que hacen que cada día sea un nuevo reto. Pero tenga por seguro, que cuando esté apretando los dientes, por el estrés que le causa la ineficiencia del gobierno de Puerto Rico, los odontógolos del país no son la Comisión Estatal de Elecciones, los dentistas están preparados para aliviarle ese dolor de muela de una forma segura.

La Organización Mundial de la Salud o “WHO” por sus siglas en inglés,  publicó recientemente un artículo en donde sugieren que toda cita con tu odontólogo, que no sea por una situación urgente, debe ser pospuesta hasta que se pueda controlar el número de contagios del virus.  Presentan la preocupación, completamente válida, de la exposición a los aerosoles que se generan en una oficina dental durante ciertos procedimientos.

Como respuesta a este artículo, la Sociedad Americana de Dentistas, o “ADA” por sus siglas en inglés, publicó un comunicado en donde presenta las razones por las cuales no está de acuerdo con la “WHO”  y explica por qué es seguro visitar a su dentista para la limpieza de rutina y otros procedimientos no urgentes.

 

La ADA en conjunto con el CDC desarrollaron un protocolo a seguir para la apertura de una oficina dental, en donde incluye el uso de batas, gafas protectoras, mascarillas, succiones de alta velocidad y varios procesos de desinfección de las operatorias. Este protocolo ha servido de guía para, poco a poco, dentro de la escasez de recursos y costos adicionales, los dentistas en Puerto Rico y el mundo entero, puedan abrir sus oficinas y brindar un serivicio que es tan necesario para todos. Si su dentista le pide que espere en el carro y no en la sala de espera, si le pide que entre con mascarilla o le van a tomar la temperatura,  no se moleste, lo hacemos por su bien, todo es parte de este nuevo protocolo para protegernos unos a los otros.

La profesión dental no está ajena a estos requisitos estrictos para el control de infecciones. Desde antes que surgiera el virus, nos destacamos por utilizar el equipo necesario para proteger a nuestros pacientes y brindarles un servicio de calidad , dentro de un ambiente seguro para la salud, tanto como del operador como del paciente.

Personalmente, al día de hoy, no conozco de ningún caso en donde el contagio con el coronavirus haya surgido en alguna oficina dental. Ahora bien, no hay evidencia científica que apoye este argumento. Que uno se sienta seguro en una cita con su dentista o en cualquier otro lugar, no quiere decir que no hay riesgo de contagio. Debe ser cada cual responsable y poner de su parte para que todo funcione como se supone, tomando las medidas necesarias. Estoy seguro que vamos a salir de esta y de las que vienen, y confío que tenemos personas capacitadas para lograr un mejor Puerto Rico.

Mira también:

El Covid-19 agudiza los retos que ya tiene la odontología boricua

(Nota del editor: el autor, Pedro Barea Jiménez, es Dentista General egresado de la Escuela de Medicina Dental del Recinto de Ciencias Medicas. Hizo residencia en odontología general en Montefiore Medical Center en la ciudad de Nueva York. Actualmente trabaja en la ciudad de Dallas, Texas con planes de regresar a ejercer su profesión en Puerto Rico en un futuro muy cercano)