Se poncha en la primera entrada la demanda contra Correa

Hubo ponches y disparos hacia los jardines. Pudiese decirse que, aun dentro de una corte federal, fue un día lleno de béisbol para Carlos Correa.

Un juez de distrito del Tribunal Federal de los Estados Unidos desestimó ayer sin mucho problema la demanda en su contra que le radicara Frankie Higginbotham y su empresa CFK Sports, Inc.

correaswingkhxyrazxzei4zgn0-c1f2e2f1d57a943522344f22c8a512e3.gif

El 15 de junio de este año, Higginbotham y CFK demandaron a Correa y a sus padres, Carlos Correa Rodríguez y Sadybel Oppenheimer, alegando incumplimiento de contrato, difamación y enriquecimiento injusto.

Según la demanda, Higginbotham fungía como representante y encargado de mercadeo del jugador, desde el 20 de octubre de 2012, y además poseía exclusividad de la representación intelectual de Correa en Puerto Rico.  

Higginbotham, un exejecutivo de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, indicó en la demanda que su empresa, CFK, cumplió con lo que le tocaba de las funciones por las que el pelotero y su familia los contrató, y que fue su cliente el que finalizó la contratación sin motivo preciso.

3e033b1e4c77e7227d0f6a7067008d20-b081878b9621b45b017e3602fce29550.jpg

Dice el demandante que Correa y su familia se comprometieron a reembolsar eventualmente a la compañía CFK los gastos que incurriera en la representación del actual siore de los campeones de las Grandes Ligas, los Astros de Houston. 

Sin embargo, a pesar de los reclamos de la parte demandante, el juez Francisco Besosa desestimó el pleito, al no encontrar jurisdicción para la demanda. O sea, la demanda se ponchó, ni salió del plato.

capturadepantalla20171024alas41717pm-66f69ae2c1482028db5a1dc63a2b21b3.jpg

Es que se suponía que lo que se discutiría hoy ni siquiera eran los méritos de la demanda, si no el domicilio del estelarísimo bateador boricua. Según Higginbotham y CFK, Correa reside en el estado de Texas, pero luego de escuchar en sala los planteamientos de ambas partes, Besosa determinó que tanto Correa como sus padres residen en Puerto Rico.

“El hecho que [Correa] no está aquí todo el año no lo hace menos puertorriqueño”, dijo el abogado del versátil pelotero, Lee Sepúlveda Ramos, a la salida del tribunal federal. 

“Nosotros vinimos a establecer que Carlos es de Puerto Rico, de ningún otro lado”, agregó.

En la demanda, Higginbotham alega que ha perdido más de $3.7 millones debido al supuesto incumplimiento, al que le agregó $300 mil por “daños”, más $750 mil por “enriquecimiento injusto”.

capturadepantalla20171031alas62340pm-d345b31a3ab2d6a4517ec913979cb5fc.jpg
MLB Puerto Rico | Twitter

Uno pensaría que todo este rollo – tanto económico como mental – llenaría de stress al estelarísimo jugador, pero cuando le preguntaron la sacó por el jardín del centro.

¿Le afectó en algo esta demanda mientras jugaba beisbol?, señor Correa.

“Muchacho, para nada. Tuve el mejor año de mi carrera, fuimos campeones mundiales, para nada me afectó”, apuntó.

La parte demandante, mientras tanto, indicó que presentaría una moción de reconsideración. A ver si el tribunal le deja volver a hacer &#39swing’.