Se lanzó al mar para evitar maltratos de su pareja y flotó 8 horas hasta ser rescatada

Esto luego de enterarse del término de la medida de protección por violencia intrafamiliar impuesta hace varios años contra su expareja.

RCN Radio

Impactante es la historia de maltrato que se viralizó en Colombia. Encontraron a Angélica Gaitán (46) flotando en el mar, luego de que se lanzara para evitar nuevos malos tratos por parte de ex pareja.

Esto luego de enterarse del término de la medida de protección por violencia intrafamiliar impuesta hace varios años contra su expareja.

La mujer estuvo flotando cerca de ocho horas en el mar a cuatro kilómetros de la orilla de la playa buscando morir para “salir de su problema”.

La noticia fue el “detonante” para que Angélica se cegara y decidiera terminar con su vida: "Estando en la orilla del mar, me encontré con la soledad y decidí lanzarme al mar, dejé que me llevara y esperar que pronto acabara esta pesadilla", dijo.

Unos pescadores la vieron a lo lejos flotando y se acercaron a rescatarla. Ahora permanece en un centro asistencial.

El secretario de Gobierno de Puerto Colombia, Leonel Morrón, explicó que por fortuna los pescadores la hallaron con vida, pero se encontraba en shock por el tiempo que permaneció a la deriva.

Una historia de violencia intrafamiliar

"Los maltratos comenzaron en el primer embarazo. Me golpeaba, abusaba violentamente de mí. En el segundo embarazo seguían los maltratos y no me pude alejar de él porque las niñas estaban pequeñas. Muchas veces denunciaba, pero la policía se lo llevaba 24 horas y cuando estaba en la casa de nuevo, volvían las agresiones", contó la mujer.

Los constantes maltratos físicos y psicológicos, fueron el motivo del quiebre total de la relación: “Yo hace 20 años llevaba una relación tóxica, era violentada por mi expareja. En septiembre de 2018 me rompió la cara y me intentó matar. Gracias a Dios logré escapar. Estuve deambulando en las calles por casi seis meses y después fui a buscar ayuda a la oficina de la mujer y de allí me mandaron a un hogar de paso, pero no fue suficiente porque no recibí nada de ayuda”, relató.