Se prepara la industria de los gimnasios de cara a la inevitable reapertura

Lo que sí es difícil de saber es cuándo, a ciencia cierta, será esta apertura.

Como muchos otros campos de la economía borincana, la industria de los gimnasios se encuentra en problemas, aunque espera recibir aliento luego del 15 de junio.

Ese día se supone que culmine el período establecido en la actual Orden Ejecutiva de Fortaleza, y pudiese comenzar también una segunda fase de la reapertura. Pero aún nada puede ser confirmado debido a la volatilidad que supone una pandemia de un virus que recién empieza a controlarse. Según explico la secretaria del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), durante esta semana espera comunicarse con los dueños de gimnasio para dialogar sobre los protocolos necesarios para una reapertura.

“La fecha del 15 de junio surge porque es hasta donde llega la vigencia de la orden actual, que era para 21 días. Durante la primera etapa de reapertura se acogieron los deportes individuales y en el plan que estamos sugiriendo para la segunda etapa trabajaremos para presentar algún proceso que incluya a los gimnasios, quizás en carácter de operación parcial, según lo determine el curso a seguir por la pandemia”, destacó la licenciada Adriana Sánchez Parés, secretaria del DRD al ser abordada por Metro y El Calce.

Aquí, el día a día lo rige la manera en que se comporta el virus. Uno puede pensar en reabrir, pero depende de cómo se desarrolle la pandemia – Adriana Sánchez Parés, secretaria del DRD

adriana

“Aquí, el día a día lo rige la manera en que se comporta el virus. Uno puede pensar en reabrir, pero depende de cómo se desarrolle la pandemia. Estamos mirando la capacidad que puedan usar los gimnasios y los niveles de protección, cuidado y salubridad que puedan presentar, tanto en sus espacios como en su personal. Eso es bien importante, ya tenemos una guía de protocolos que ellos mismos nos han hecho llegar y espero citarlos pronto para reunirnos”, apuntó.

De hecho, Sánchez Parés recordó que ya los mismos componentes de esta misma industria conformaron una guía de reglas para ayudar a discernir sobre la reapertura. En estos momentos, la industria de gimnasios y preparación física figura entre los sectores de más alto riesgo, debido al contacto físico e intercambio de ADN que sus actividades proponen. Los miembros de esta industria están consciente de eso y aseguran estar dando los pasos correctos para reabrir de forma sana y segura.

“Entendemos la situación, hemos hecho ajustes y queremos para reabrir. A nosotros nos ha afectado mucho. Estamos hablando de que, económicamente hablando, hemos visto una baja de un 95% en nuestra venta mensual, por lo menos acá”, señaló el portavoz de la cadena Powerhouse Gym, Pedro Cruz, en entrevista con Metro y El Calce.

“Basado en las recomendaciones, los gimnasios han sido puestos en un grupo de alto riesgo, a casi un 30% de posibilidad de contagio. En inicio, los gimnasios nunca fueron incluidos en la reapertura, por la naturaleza de nuestra actividad económica, en comparación con los supermercados o los centros comerciales, por ejemplo. Pero nos está raro que a otras empresas que no generan tanta actividad, que pudiesen decirse que están en las mismas que nosotros, como las barberías y los salones de estilismo, sí los han dejado abrir”, apuntó Cruz.

Sánchez Parés, sin embargo, espera que otras industrias puedan ayudar a ejemplificar las medidas a seguir.

“Con los restaurantes en espacios cerrados, por ejemplo, podemos ver una instancia en la que se trabaja con una capacidad menor a lo acostumbrado. Pudiese ser algo a analizar”, resaltó, catalogando el documento de medidas compilado y enviado por los dueños de gimnasio como uno “muy serio, al que hemos mirado cuidadosamente”.

Carmen Pérez, portavoz de la cadena nacional de gimnasios World Fitness, resaltó que los trabajos de esta industria se han visto detenidos desde el 15 de marzo, que sí bien es cierto que “hemos esperado pacientemente”, también “necesitamos trabajar”.

 

“Entendemos que esto es un factor de salud pública que nos concierne a todos, que lo más importante es mantenernos saludables, para que una pronta apertura luego no repercuta en algo dañino”, indicó la joven representante de la única cadena de gimnasios nacida en Puerto Rico, empresa que, al igual que Powerhouse Gym, contribuyó en la conformación de las guías de protocolo.

Tanto Pérez como Cruz indicaron que en sus facilidades la higiene ha cobrado protagonismo, que están al tanto de que el distanciamiento social obliga a que cada máquina tenga su propia estación de limpieza, que los espacios, al expandirse por los seis pies de distancia necesarios, achicarían la matrícula y que será difícil volver a retomar de sopetón mecánicas como las clases grupales.

“Haremos los ajustes, cómo ya los hemos hecho”, subrayó Cruz, de Powerhouse Gym, recordando, que, entre otras concertaciones que han realizado durante la pandemia, figuran las clases grupales por teleconferencia y el alquiler de equipo de ejercicios.