Salón de la Fama: ¿quiénes deben entrar en el 2018?

Hace una semana la Asociación Americana de Escritores de Béisbol (BBWAA, por sus siglas en inglés) dio a conocer la boleta donde figuran los nombres de los futuros integrantes de la Clase 2018 del Salón de la Fama en Cooperstown, Nueva York. En esa línea, Metro contactó al historiador de béisbol, Jorge Colón Delgado, para poner en perspectiva la papeleta y, de paso, discutir las posibilidades del nuestro, Edgar Martínez, así como la de los peloteros vinculados a la era de los esteroides anabólicos.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

De acuerdo con Colón Delgado, este año la selección de nuevos inmortales de la pelota caliente no debe ir más allá de Trevor Hoffman, Vladimir Guerrero, Jim Thome y Chipper Jones. No obstante, el analista reconoció que el boricua debe figurar entre el 60% y el 69% del favor de los votantes.

“Este año hay cuatro candidatos bien sólidos, dos que se quedaron el año pasado (Hoffman y Guerrero) y dos que debutan en la boleta (Thome y Jones). Todos con números totales extraordinarios. También tenemos por primera vez a Omar Vizquel, uno de los mejores campo corto de todos los tiempos y que, seguramente, estará recibiendo una buena cantidad de votos”, señaló, antes de manifestar los retos del hijo de Borinquen.

“Edgar impactó las Grandes Ligas con su bateo, mayormente como bateador designado (DH) y, en ese sentido, la organización de las Grandes Ligas lo ha reconocido nombrando el premio al mejor DH de la liga con su nombre. De hecho, Edgar Martínez es el único pelotero que tiene un premio con su nombre sin estar en el Salón de la Fama. Eso, sin dudas, debe darle un respaldo, pues representa el reconocimiento de una nueva etapa en el béisbol”, dijo el escriba de la historia del deporte santurcino.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Para Colón Delgado, al momento de analizar la figura de Martínez hay que posicionar al eterno Marinero de Seattle en la misma página que a Sandy Koufax, Ralph Kiner, Roy Campanella o, por ejemplo, Jackie Robinson. Es decir, hay que enmarcar su legado en el impacto de la suma de su presencia, ejecución y disciplina en el terreno de juego. No se trata solo de buscar números impresionantes.

“Por eso se le ha hecho difícil llegar al Salón de la Fama en sus primeros años, porque cuando se habla de Edgar la discusión tiene que trascender los números. Edgar no tiene 400 jonrones, 1,500 empujadas, no está cerca de los 3,000 hits y eso dificulta las cosas. Pero no tengo la menor duda de que debe estar adentro, porque tiene los números necesarios y le dio un giro a la mirada que se le daba al DH. Elevó la posición y la llevó a otra categoría. Antes que él –salvo David Ortiz– no habían bateadores designados destacados. Frank Thomas fue designado, pero sus mejores números fueron como primera base. Los peores números de Thomas fueron como designado. Pasa lo mismo con Paul Molitor”, destacó.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Para Colón Delgado la exaltación de Martínez al recinto de los inmortales del béisbol en Cooperstown sería una ganancia deportiva de nivel internacional, pues no se limitaría al hecho de que ‘el científico del bateo’ se convertirá –seguramente– en el quinto boricua en el Olimpo de la pelota mundial. Según el estudioso del deporte del patio, su trayectoria es una muestra más de nuestra grandeza como pueblo.

El dilema de los esteroides

Por otro lado, el integrante del Salón de la Fama, Joe Morgan, aprovechó para volver a encender el gallinero, cuando publicó una carta pidiéndole a los votantes que no respaldaran a jugadores vinculados a la era de los esteroides anabólicos. Sobre este particular, que envuelve –principalmente– las figuras de Barry Bonds y Roger Clemens, Colón Delgado fue al grano: “el comisionado de las Grandes Ligas en esa época, Bud Selig, el hombre que técnicamente tenía que velar por eso en aquel momento, fue exaltado al Salón de la Fama el año pasado. Es una cosa contradictoria (lo que pide Morgan)”.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Colón Delgado le aseguró a este diario que siempre ha creído que si un jugador está en la papeleta es porque es elegible en el proceso. Por tanto, –explicó– que si el nombre de un jugador está en la boleta, los 430 responsables de pasar juicio en el proceso tienen la libertad de darle el voto.

“Los jugadores cuando se retiran luego de haber estado activos por lo menos diez años en las Grandes Ligas van a un comité de escrutinio luego que pasan cinco años de su retiro. Y ese comité, conformado por seis miembros designados por el Salón de la Fama, se encarga de analizar si ese jugador puede estar en la papeleta. Eso hay que tenerlo presente cuando se habla de Barry Bonds y Roger Clemens”, denunció, no sin antes subrayar que tanto en Las Mayores, como en el Salón de la Fama, quieren echar a un lado a los que usaron esteroides, pero sin reconocer una responsabilidad histórica.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

“Cuando explotó el fenómeno de los esteroides no existían exámenes para fiscalizar el asunto. No digo que el uso sea correcto, es que de momento todo el mundo quiso frenar el fenómeno y hasta se metió el Congreso de Estados Unidos. Pero la soga partió por lo más fino: los peloteros. Todo ha sido persecución. Y lo que yo pensaba que ya se había superado, ahora –gracias a Joe Morgan– ha vuelto a entorpecer los procesos”, sentenció.

Los resultados de la votación serán anunciados el miércoles 24 de enero por el presidente del Salón de la Fama, Jeff Idelson.