Rusia 2018: Uruguay ganó gracias a la chola de Giménez

Otra vez una jugada con pelota detenida y el cabezazo de un defensor salvaron a Uruguay, que se apuntó el viernes una angustiosa victoria 1-0 sobre Egipto en el debut de ambos en la Copa Mundial.

El testazo del central José María Giménez en el último minuto dejó a los uruguayos empatados con Rusia en la cima del Grupo A, donde los anfitriones del torneo golearon el jueves 5-0 a Arabia Saudí.

80057-b362a3f06bdf09a6c585f90e94b752e5.jpg
El delantero de Uruguay anotar un gol que fue invalidado en el partido ante Egipto por el Grupo A del Mundial en Ekaterimburgo, Rusia, el viernes 15 de junio de 2018. (AP Foto/Vadim Ghirda)

Egipto jugó sin su astro Mohamed Salah, que se repone de una lesión en un hombro sufrida el mes pasado durante la final de la Liga de Campeones entre Liverpool y Real Madrid, y no inquietó el arco uruguayo.

Pero el equipo celeste no supo penetrar el vallado defensivo que opusieron los egipcios y un Luis Suárez con la pólvora mojada desperdició las tres situaciones de gol más claras que tuvo el equipo uruguayo, que no hizo nada para justificar el cartel de favorito para ganar el grupo con que llegó a Rusia.

En la primera, el delantero de Barcelona tiró desviado desde muy cerca y en las otras dos ocasiones el arquero Mohamed Elshenawy salió airoso en sendos mano a mano.

Elshenawy también tapó dos remates envenenados de Edinson Cavani, justificando la decisión del técnico argentino Héctor Cúper de alinearlo en lugar de Essam El-Hadary, portero de 45 años que aspira a ser el jugador de mayor edad que disputa un partido de una Copa Mundial.

800611-1ab8f30da4d56274469a9f19c5eca458.jpg
None
El delantero egipcio Mohamed Salah (segundo a la izquierda) en la banca previo al inicio del partido contra Uruguay por el Grupo A del Mundial en Ekaterimburgo, Rusia, el viernes 15 de junio de 2018. (AP Foto/Mark Baker)

A Uruguay le costó mucho generar peligro ante un contrincante que amontonó gente atrás. Se esperaba que un renovado mediocampo uruguayo le diese más creatividad al equipo. Ese pronóstico, sin embargo, no se cumplió y la mejor fórmula ofensiva que tuvo el equipo charrúa volvió a ser las combinaciones entre Cavani y Suárez.

Cavani fue quien cedió los dos balones de oro que Suárez no supo aprovechar. Y casi anota a los 84, con un tiro algo desde el borde del área que motivó una gran intervención de Elshenawy.

A tres minutos del final, el ariete de París Saint Germain estrelló un tiro libre en un poste.

Y cuando parecía que el partido terminaba igualado, apareció la cabeza salvadora de Giménez ante un tiro de esquina.