Rosselló se esconde y no da cara al país tras revelarse el chat de Telegram

Hasta el momento, el primer ejecutivo solo envió unas declaraciones escritas en las que afirmó que prescindió de varios de sus asesores y funcionarios públicos que eran parte del grupo de Telegram

Han pasado más de 12 horas desde que fueron publicadas las casi 900 páginas del chat de Telegram de Ricardo Rosselló y sus asesores, pero el gobernador no ha dado cara al país, aunque la prensa se reunió en la Fortaleza desde tempranas horas de la mañana.

Hasta el momento, el primer ejecutivo solo envió unas declaraciones escritas en las que afirmó que prescindió de varios de sus asesores y funcionarios públicos que eran parte del grupo de mensajería.

En el chat se ventilaban insultos y mofas sexistas y homofóbicas contra funcionarios públicos y privados. Además, se compartía información confidencial del gobierno, aun cuando estaba integrado por contratistas.

Ningún otro funcionario de la Rama Ejecutiva ha recibido a la prensa para contestar preguntas.

Anthony Maceira, secretario de Asuntos Públicos y portavoz del gobernador no ha contestado llamadas de este medio.

Esta mañana, el Centro de Periodismo Investigativo publicó el chat de Telegram administrado por Rosselló, que también incluía a varios de sus funcionarios y asesores. Específicamente, los integrantes eran:

  • Christian Sobrino – Exdirector de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF)
  • Carlos Bermudez (Excontratista estratega en comunicación)
  • Edwin Miranda (Dueño de la Agencia KOI)
  • Luis Rivera Marín (Exsecretario de Estado)
  • Ricardo Llerandi (Exsecretario de la Gobernación)
  • Rafael Cerame – (Exasesor de prensa de Rosselló)
  • Anthony Maceira (Secretario de Asuntos Públicos)
  • Ramón Rosario (Exsecretario de Asuntos Públicos)
  • Raul Maldonado (Exsecretario de Hacienda)
  • Alfonso Orona (Exasesor legal de Rosselló)
  • Elías Sánchez (Exrepresentante del gobernador en la Junta de Control Fiscal)

Sobrino y Rivera Marín renunciaron en horas de la tarde. Mientras, Miranda, Cerame y Bermúdez cancelaron sus contratos con el Gobierno de Puerto Rico. Raúl Maldonado había renunciado hace unas semanas atrás, bajo una controversía por indicar que en Hacienda hay una "mafia" institucional". Orona, por su parte, dejó el cargo en febrero por causar un accidente en estado de embriaguez. Ramón Rosario dimitió en diciembre del 2018.

Maceira y Llerandi continúan en sus puestos por disposición del primer ejecutivo.