Rockets buscan reaccionar ante Warriors

dwighthowar-919ccc8c5a443e7297182bd1cf9b4d4f.jpg

James Harden y los Rockets de Houston pasaron la mitad de la campaña buscando formas de ganar sin Dwight Howard. En otro tramo de la temporada, el pívot tuvo una participación limitada por una lesión.

Ahora, el equipo se vería otra vez en la necesidad de salir adelante sin Howard, en la final de la Conferencia del Oeste.

Howard no está seguro de si podrá jugar frente a los Warriors de Golden State en el segundo partido, el jueves por la noche, tras sufrir un esguince en la rodilla izquierda. Los Rockets, ya diezmados, buscaban alternativas para reemplazarlo. Los Warriors ganaron el primer partido, el martes por la noche.

giphy118-301fbc8342094872943691a33f1633fc.gif

"Hemos pasado por esto durante este año", dijo Harden. "Estos chicos están listos para contribuir. Ojalá que los muchachos altos se mantengan saludables y nos ayuden".

Howard se perdió la práctica del miércoles en la Oracle Arena después de que una resonancia magnética confirmó la lesión. El pívot afirmó que seguía sintiendo dolor en la rodilla, la cual se lastimó en una colisión con su compañero Josh Smith, durante el primer cuarto del encuentro.

Oficialmente, el equipo puso a Howard en duda dentro del reporte médico. Pero Howard, quien se perdió 41 duelos de esta temporada, principalmente por un problema en la rodilla derecha, afirmó que hará caso a su cuerpo antes de decidir si juega.

"Es una larga serie de lesiones. No vamos a enloquecer porque perdimos el primer partido", indicó Howard.

giphy210-1d97c087bd75e8057893ae1cf0b5ebe7.gif

Incluso cuando Howard estuvo en la cancha, Houston tuvo problemas para frenar a Stephen Curry, Klay Thompson y a los jugadores de baja estatura que los Warriors colocaron en la cancha. Golden State, que perdía por 16 puntos, remontó en el segundo periodo, apoyado en un plantel repleto de buenos tiradores.

Los Warriors limitaron a Harden y ganaron por 110-106.

El entrenador de Golden State, Steve Kerr, encomendó la marcación de Howard a Draymond Green, quien mide dos metros (seis pies y siete pulgadas) y fue segundo en la votación para el Jugador Defensivo del Año. Con frecuencia, acompañaron a Green en la cancha Harrison Barnes, Shaun Livingston, Curry y Thompson.

Kerr recurrió otra vez a una alineación de menos estatura para que Golden State resolviera el duelo en el cuarto periodo, cuando Howard se había marchado en definitiva.

Y los Warriors seguirán con esa estrategia a menos que los Rockets encuentren la forma de contrarrestarla.

"Siempre es divertido marcar a estos tipos más altos. Es un desafío y me gustan los desafíos", dijo Green.