Retan a Bernier a llevar definición del ELA soberano a justicia federal

El representante del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ricardo Llerandi Cruz, lanzó hoy un reto al candidato a la gobernación del Partido Popular Democrático (PPD), David Bernier: que someta la definición de un Estado Libre Asociado soberano con ciudadanía estadounidense ante la secretaria de Justicia federal, Loretta Lynch, para que así se realice una consulta al pueblo sobre estatus el próximo noviembre.

"Basta ya de jugar a la república o jugar con los sentimientos de nuestro pueblo. David Bernier mintió descaradamente cuando dijo que quería solucionar el asunto del estatus, únicamente para acceder a la petición de sus amigos del alma, los soberanistas dentro de su partido, y presentar un ELA soberano que él sabe que es inconstitucional", indicó el representante por Arecibo y Hatillo.

davidbernier-878277fc5582192960392706397b2f2c.jpg

Añadió que “hoy estamos retando al presidente del partido popular a que lleve esa definición ante la titular de justicia federal durante este mes de enero para que el pueblo vea cuál será su respuesta ante tal disparate”.

Las expresiones de Llerandi Cruz surgen luego que ayer, en la noche, la junta de gobierno del PPD aprobara una resolución que busca definir al ELA como"soberano" pero con la garantía de la ciudadanía estadounidense.

davidbernierguadalajara-e4cbe054f57e82dcc00b3b4a6677e857.jpg

"Bernier y sus amigos soberanistas, que ahora mandan dentro de ese partido, quieren meternos la republica asociada de manera disfrazada. Eso no lo vamos a permitir. Todos saben que un ELA soberano con ciudadanía americana para sus residentes es una mentira. Pero sí Bernier, Hector Ferrer y el resto de ese liderato cree en eso, que lo lleve ante la consideración de la señora Lynch, quien espera las definiciones de estatus para comenzar un proceso que por fin culminará con la abolición de la indignante colonia", indicó.

El Departamento de Justicia federal tiene que avalar cualquier definición de estatus antes de que se utilice una partida de 2.5 millones, asignada por el presidente Barack Obama, para viabilizar la consulta sobre el estatus político de la Isla avalada por el gobierno federal.