Le tiran con orina y una lata a reportero que cubría marcha en Australia

El reportero Paul Dowsley recibió estas agresiones de gente disgustada por las nuevas medidas de confinamiento para enfrentar el COVID

El reportero Paul Dowsley se convirtió este martes 21 en sujeto de la ira de los manifestantes en Melbourne, Australia. No una, sino dos veces. Cuando estaba haciendo su cobertura de las protestas anti-confinamiento por el covid primero se quejó de que a él y a su camarógrafo los rociaron con algo que olía como orina. Y en la segunda vez, alguien le tiró una lata de bebida que le rompió la nuca. En esta ocasión, la secuencia fue en directo.

Las protestas que cubría este martes el reportero se iniciaron durante este fin de semana en todo el estado australiano de Victoria. Para informar de lo ocurrido había varios reporteros en contactos con sus respectivos canales. Eso hasta que la tensión creció cuando los manifestantes encendieron bengalas y corearon “que se jodan los medios”.

Entonces, vinieron las agresiones al reportero. Según su relato, alguien lo agarró con fuerza del cuello, lo empujó a un contenedor y le terminó rociándole un líquido que él creyó que era orina. Tras el ataque el reportero explicó que su compañero y él estaban “cubiertos” de lo que parecía “orina”. Pero que no esperaba que alguien le hiciera una “llave”.

Luego llegó una segunda agresión. El reportero se encontraba en directo y lo golpearon de nuevo. En esta ocasión, los manifestantes le lanzaron una lata de bebida a la cabeza, golpeándole en la parte posterior. Esto le provocó un corte que sangró. “Realmente dolió”, dijo Paul Dowsley.