Religiosos proponen que los bonistas recorten la mitad de la deuda

Los religiosos que componen la Coalición Ecuménica e Interreligiosa propusieron el lunes al Gobierno que presente a los bonistas un recorte sustancial en la cantidad del pago a la deuda.

“El Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico debe proponer a los bonistas un “Hair cut” de la deuda de alrededor de 50%. Este recorte debe estar acompañado por un “deferment” sobre el servicio de su deuda. Esto se traduce en que los recursos dirigidos para cumplir con el pago de la deuda actualmente se puedan utilizar para promover el desarrollo económico a través de la inversión en Puerto Rico”, reza el escrito firmado por los miembros de la Coalición, entre otros, el arzobispo metropolitano de San Juan, Roberto Octavio González Nieves.

Según el grupo, “la actual Administración antes de pedir más sacrificios a nuestro pueblo, devastado por la crisis, debe exigir más al gobierno de los EE.UU., a los bonistas y en particular a los llamados “fondos buitres” puesto que ellos son parte fundamental en esta crisis. De modo que los EE.UU. como los bonistas, al ser parte de la crisis, deben ser parte de la solución al problema fiscal y deben por consiguiente aportar de forma equitativa. No podemos permitir que la mayor carga se siga imponiendo sobre la clase trabajadora, media y profesional, es decir, el sector productivo del país. Se trata de involucrar a todas las partes del conflicto al momento de proponer soluciones permanentes a la crisis”.

giphy38-49f661cdce86eb01d1c3c3770ae2b147.gif

Finalmente, solicitaron participar amplia en el proceso para proponer soluciones a la crisis fiscal del País.

“Hacemos un llamado a que se amplíe esta participación, con representación multisectorial, donde esté ampliamente representado nuestro pueblo. Que se incluyan participantes de las organizaciones civiles, profesionales, y especialmente las universitarias. Se debe incluir también representación de las personas envejecientes, las mujeres y los más pobres, pues ellos siempre son los más afectados en esta crisis fiscal que atravesamos”, declararon los religiosos.