Reflexiones desde el retiro con Carlos Beltrán (ENTREVISTA - Audio)

Florida, PR – A eso de las tres y media de la tarde de un día de verano Carlos Beltrán estuviese haciéndole swing a una pelota en un parque de Grandes Ligas, casi siempre en el cuarto turno al bate de la alineación, y con un lanzador huyéndole al miedo para poder enfrentarlo.

Pero eso era antes. En este día de julio de 2018, Beltrán se encuentra de laburo en su proyecto personal, la Carlos Beltrán Baseball Academy, lo que considera su legado, una parte de su corazón que ha dejado en este espacio en el pueblo de Florida, al norte de Puerto Rico. Aquí, Beltrán se entiende como siempre con el deporte que ama y, más importante aún, se fusiona con el futuro de la pelota puertorriqueña, formando peloteritos que pronto serán peloterotes, pero “que siempre lograrán encontrar un espacio en alguna universidad y hacer algo grande mediante la educación”.

ezgifcomgifmaker2-d5388d7f22f877f5a73312d1c02bf543.gif

Este día de verano es todavía más importa y el sol lo sabe, pues no deja de pegarle desde arriba a los humanos como el extoletero manatieño le pegaba con el madero a la pelota. Hasta la escuela de Beltrán han llegado hoy varios importantes invitados, como el californiano Stephen Silver, un gemólogo y pana desde los tiempos en que brevemente jugó en San Francisco con los Gigantes para allá para 2011.

Silver ha venido a Puerto Rico junto a su gran amigo Andrés Torres, aquel veloz guardabosques de Aguada que brilló con los Gigantes en el campeonato que ganaron en 2010. La donación de $50 mil que hoy hace Silver a la academia de béisbol servirá para mejorar las jaulas de bateo y honra la memoria de la esposa de Andrés, Soanni, y, según dijo el estadounidense “también es en honor del espíritu que el pueblo puertorriqueño demostró luego del huracán”.

a60dcd60b61b4ba79734e0041334c20c-e654d14eab945ba3544ad885fd21d29e.jpg

De eso, precisamente, sabe bastante Beltrán. Iván, como le dicen en el barrio Tierras Nuevas, fue uno de figuras internacionales de envergadura en decir presente cuando la inclemente María despedazó su patria. Ahora, tras retirarse hace unos meses con una sortija de campeonato con los Astros de Houston, Beltrán reflexiona sobre lo que ha visto en la gente con la que comparte una idolatría – ellos a él por sus hazañas deportivos; él a ellos por el espíritu inquebrantable mostrado ante el desastre – y también sobre lo que es la vida fuera del diamante.

El Calce: Vaya, Carlos. ¿Cómo va ese retiro?

Carlos Beltrán: Bien, gracias a Dios. Aquí estamos, disfrutando de la familia, contento de poder estar aquí en Puerto Rico en el verano. Llevaba 23 años que no sabía lo que era un verano en Puerto Rico.

El Calce: ¿Hace calor o qué?

Beltrán: Sí, pero es lo mejor. Puerto Rico… esto es lo que soy yo.

El Calce: ¿Te has quedado todo el tiempo en Manatí?

Beltrán: Sí, estoy allá con la familia, estamos todos juntos allá. Las nenas están libres de la escuela, el nene chiquito en la casa y, ya tu sabes, compartiendo con la familia, pasándola bien y disfrutando de mi isla. Honestamente, yo nunca había tenido la oportunidad desde hace 23 años de estar aquí en el verano. Quiero ir a la playa y hacer cosas que no hago hace muchos años.

img20151009wa00081-176b4eb3992b4cd44559ffe944ed0e45.jpg

El Calce: ¿Y puedes hacer esto de forma normal? ¿Caminas por ahí con normalidad?

Beltrán: Sí, sí, todo normal. Puerto Rico es mi casa y cada vez que ando por ahí recibo amor de mi gente que reconoce el trabajo que uno hizo en el béisbol a través de los años. A mí me gusta mucho el contacto con la fanaticada, me gusta el contacto con el pueblo. Yo me crié en el pueblo, me crié en el barrio. Vivo en el barrio. Al final del día, eso es lo que soy yo y me gusta compartir y pasarla bien.

El Calce: Carlos, es curioso que este verano vuelves a Puerto Rico y te toca ver cómo el pueblo puertorriqueño se recupera de todo lo que pasó con el huracán. ¿Qué es lo más que te ha tocado de todo esto?

Beltrán: Te puedo decir que siento un orgullo muy grande por todos los puertorriqueños, luego de lo que pasamos, de ver a todos los boricuas con la cabeza en alto. Yo vine a Puerto Rico en diciembre. En aquel momento estaba la cosa bien dura. Nosotros vinimos con ayuda que conseguimos a través de nuestra fundación y de Major League, y nos dimos a la tarea de visitar distintos pueblos y barrios. Ver a la gente en pie de lucha, con una necesidad increíble. Cuando entregábamos los suministros o las ayudas que llevábamos, pues uno hace las preguntas normales: &#39¿cómo estás o cómo se sienten?’, y yo ver la fortaleza de las personas al decirnos: &#39vamos a estar bien, con el favor de Dios. Estamos pasando por un momento difícil pero nos vamos a levantar’. Ahí es que me doy cuenta que nosotros somos una raza sumamente fuerte. Uno nunca quiere pasar por esto, pero esto nos ha hecho más fuerte. Uno puede reflejarlo en el béisbol. Los momentos más difíciles del béisbol, los slumps, me hicieron más fuerte, porque tenía que trabajar más, tenía que esforzarme más. Yo veo que Puerto Rico se está levantando de una manera que sí, es lenta, pero vamos en camino.

maxresdefault1-407f86aa1a56d3c61f1b9250e9891064.jpg
Tras el embate de María, Carlos no vaciló a la hora de ayudar a su gente.

El Calce: Carlos, tú eres un tipo que siempre te has mantenido en tu propia zona, tú ayudas desde donde tú puedes, pero no es lo mismo – no sé si te has dado cuenta,  verlo de afuera a estar en Puerto Rico y ver cuan cargado el clima político puede estar, cuan cargado el clima social, socioeconómico puede estar, los problemas sociales que estamos viendo, la criminalidad, el asunto de los abusos con las mujeres, ¿qué me puedes decir de todo esto? ¿qué has palpado? Sé que no eres una persona muy política, pero ¿qué has palpado de parte de las autoridades?

Beltrán: Cuando surgen catástrofes como las que pasaron en Puerto Rico con esto del huracán… no hay un gobierno que se pueda preparar para un desastre de la magnitud que sucedió. Yo puedo entender al pueblo desesperado, puedo entender la gente desesperada, tratando de proveerle a su familia, haciendo cosas que nunca han hecho anteriormente, pero entiendo también que todo es un proceso. Como tú acabas de decir, yo no soy político. Siempre me he mantenido ayudando en mi área, como deportista, y como deportista siento la responsabilidad de que cuando surgen cosas así, hay que hacer lo que se debe para ayudar, más allá de cualquier diferencia. Yo hago mi parte, porque siento por mi gente, porque soy agradecido del apoyo que recibí durante años. Pero, honestamente, creo que hay que buscar la forma de, como país, tratar de mejorar a puerto Rico. No podemos delegar a que sea un gobierno, un sistema el que se encargue. Todos nosotros debemos asumir responsabilidad y decir: &#39esto vamos a mejorarlo’.

827826762-a87aceff551f70f1b71c0aa31a270ad4.gif

El Calce: ¿Te da esperanza ver la labor que las mismas comunidades han hecho en pro de la auto-sustentabilidad? Hay gente que aún no ha bregado con el Gobierno, que ellos mismos tuvieron que levantarse, como el Barriada Mariana de Humacao, por ejemplo…

Beltrán: Sí, sí. Increíble eso. Eso mismo, eso mismo. Eso me enorgullece grandemente, porque cuando ves personas que no tienen que ver con el ámbito de la política que han tomado ese sentido de &#39vamos a hacerlo nosotros’, &#39vamos a meter mano’, &#39vamos a echar esto pa’ adelante’, &#39vamos a ayudar al que haya que ayudar’… y eso, honestamente, nos une. Nosotros como puertorriqueños muchas veces no apreciamos lo que tenemos, hasta que pasamos por un momento difícil. Cuando uno pasa por un momento difícil uno se da cuenta. Uno dice: &#39wow, Dios mío, nosotros vivimos en un lugar que es una bendición, hay que buscar manera de apreciar lo que tenemos’, y yo creo que ahora el puertorriqueño aprecia lo que tiene y los beneficios que tenemos como puertorriqueños, que somos un país libre. Hubo muchos puertorriqueños que salieron hacia los Estados Unidos en búsqueda de una mejor vida, mucha gente crítica: &#39Ay, se fueron del país’, pero la gente está haciendo lo que tiene que hacer por el beneficio de la familia. Y también entiendo que el Gobierno tiene que buscar la manera y la forma de ayudar a los que están, porque Puerto Rico es un país espectacular.

El Calce: Carlos, ¿porque tú no estás coacheando ahora mismo?

Beltrán: Honestamente, tuve como siete ofertas de trabajo pero imagínate me retiré de la pelota full time. Y había que hacerlo porque si no hubiese cogido este break no tuviese la oportunidad de estar aquí hoy y de compartir y vivir mis experiencias y disfrutar del trabajo fuerte que hice a través de los años. Y gozar mi familia. Tengo una nena, Ivana, que tiene 10 años, Kiara que tiene seis y Juan Carlos que tiene dos años y medio.

El Calce: Bueno, pero sé que en Spring Training te picaba la vena de volver…

Beltrán: Pues fíjate, mi hermano, te digo honestamente que extrañé el compartir con los peloteros, no extrañé la preparación de estar ahí para jugar, Sentí que el momento para el retiro era perfecto, era lo que Dios tenía para mí. Sentí también que como pelotero di lo mejor de mí, lo dejé todo en el terreno, me siento satisfecho con la labor que hice. Y también quiero extrañar el juego. Ahora mismo, estando de afuera tengo mi gente que me llama, pero al final del día quiero extrañar el deporte.

El Calce: ¿Pero quieres extrañarlo lo suficiente para entonces volver?

Beltrán: Yo creo que cuando tú extrañas algo vuelves como con otro deseo más fuerte y eso es algo que yo no puedo descartar, el estar fuera de la pelota, porque esto fue mi carrera toda mi vida, esta es mi pasión y por eso hacemos esto que hacemos… (señala alrededor de las cajas de bateo).

El Calce: ¿Quién gana este año?

Beltrán: Wow… honestamente tengo que irme con mis compañeros de Houston, compartí con ellos el año pasado, tuvimos la oportunidad de ganar la Serie Mundial. También tengo que apoyar a mi hermano Alex Cora, en Boston, haciendo una excelente labor, yo orgulloso de el, siempre hablamos, nos mantenemos en comunicación deseo que esos dos equipos lleguen lo más lejos posible. Los Yanquis pues es una organización q respeto muchísimo ahí hay tres de la Liga Americana. Yo escojo tres y que se fajen ellos ahí. Allá ellos, ja, ja.

giphy53-4effb5fb63a240cbc4fb03bda45aa6eb.gif

El Calce: ¿Y de la Nacional?

Beltrán: De la Nacional, yo creo que los Dodgers con la adquisición ahora de Manny Machado pues se ponen en una buena posición. Creo que todavía Washington debe jugar mejor béisbol y no se debe descartar. Filadelfia también está haciendo una excelente labor. Al final del día creo que los Dodgers tienen lo que se necesita para llegar a la final.

El Calce: Cuando tú vuelvas, ¿tú aceptarías entrar de coach o quisieras que fuera de manager en propiedad? Beltrán: Pues cuando vuelva, no sé cómo quisiera que fuera. Sí quisiera tener la oportunidad de poder implementar ideas que tengo en mi mente, tener la flexibilidad de tener el trabajo que sea. Metro: ¿De gerente general? Es que yo no puedo descartar nada. Por ejemplo, en el caso mío pues respeto que creé a través del juego, pues no tengo como un sello que me encasille. Algunos dirán: &#39a Carlos yo lo veo como dirigente’, pero tengo organizaciones que me ofrecieron trabajo de asistente de gerente, por ejemplo, organizaciones que me ofrecieron trabajo de hitting coach en Grandes Ligas, tuve organizaciones que me ofrecieron de bench coach en grandes ligas pero yo ahora mismo no sé, no tengo claro en qué fase quiero entrar.

El Calce: ¿Todavía te coges tu swingcito?

Beltrán: Bueno, aún entreno. Es algo que es un hábito que cree por muchos años.

El Calce: ¿Vas pa’l golf?

Beltrán: Mano, es que pa’ eso hay que practicar. Estoy en esa. ¿El hándicap? No, deja eso. Yo no he empezado a jugar eso serio y no lo haré hasta que sepa que lo puedo hacer bien. Es que eso requiere de muchas horas y yo soy bien familiar, caballo. Ir a un campo de golf son cuatro horas, muchacho. Ja, ja, ja. Yo ahora mismo estoy pa&#39 mi familia, pa&#39 mi gente.

Aquí la entrevista en audio. Dale play, bajo tu propio riesgo…

https://soundcloud.com/podcastelcalce/reflexiones-desde-el-retiro-el-calce-hablo-un-rato-con-carlos-beltran