¿Quién sabe qué esperar realmente en la NFL?

“Vamos a tener que ser flexibles y adaptables”

La NFL jamás manifestó dudas de que inauguraría a tiempo su campaña. Durante meses, se apegó a sus planes, incluso en momentos en que la pandemia de coronavirus alteraba el panorama de todos los demás deportes en todos los niveles.

El jueves, se realizará el partido inaugural de la temporada, entre Kansas City, el monarca del último Super Bowl, y Houston. posiblemente con fanáticos en el graderío.

Pero el deporte más popular de Estados Unidos debe reconocer que los desafíos fuera del terreno podrían ser mayores de los que enfrente en el ámbito deportivo. Tan sólo hace un par de fines de semanas, se registraron 77 falsos positivos en las pruebas de COVID-19.

“Vamos a tener que ser flexibles y adaptables”, dijo el doctor Allen Sills, jefe médico de la liga, quien en 2020 será probablemente el ejecutivo más visible de la NFL, por una buena razón. “Pienso que esto es algo que seguiremos rastreando y monitoreando. Si esto nos ha enseñado algo es que hacer proyectos con tres o cuatro semanas de adelanto puede ser algo dañino”.

Muchos hubieran dicho que la decisión de jugar un deporte de contacto no sólo es peligrosa sino temeraria. Sesenta y siete jugadores de la liga prefirieron abstenerse de participar en la campaña.

nfl

Sin embargo, parece que la gran mayoría de los jugadores entrenadores, ejecutivos y, desde luego, dueños, prefirió apegarse al libreto, incluso con el riesgo que conlleva el COVID-19.

“Simplemente pensé en todas las cosas que podían pasar”, dijo Von Miller, linebacker estelar de los Broncos, quien se recuperó del coronavirus. “Esta temporada es diferente a cualquier otra. Sopesé los aspectos positivos y negativos, y tomé la decisión de jugar. Pensé en que tengo asma, hablé con mi agente de todas las opciones y llegamos a una decisión.

“Siento que todos los jugadores deberían hacer eso. Todos los jugadores deberían pensar en todo lo que pueden hacer”.

La NFL considera que ha pensado precisamente en todo lo que puede hacer a fin de que haya el ambiente más seguro posible en sus partidos. Sin embargo, algunos clubes prevén abrir las puertas a los espectadores.

Los Dolphins han anunciado sus planes para recibir a unos 13,000 fanáticos en el graderío el 20 de septiembre.

Sí, hay problemas de disparidad competitiva. Pero si un municipio permite público y el otro no, ¿puede intervenir la liga?

“Es muy duro”, dijo el entrenador de los Vikings, Mike Zimmer. “Algunos estadios están permitiendo que ingrese gente, y parece que no vamos a tener acá fanáticos pronto, lo que es muy desagradable, porque tenemos seguidores increíbles, y ellos hacen que este lugar vibre cada domingo. Pero la mejor forma de tener ventaja de local consiste en jugar bien, ejecutar las jugadas, derribar a los rivales, no cometer errores ni castigos, no perder balones, todo eso”.