Puntos importantes de la reunión entre las Coreas

A continuación, los acontecimientos más recientes sobre la cumbre entre los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur. Todas las horas son locales:

Kim retornó triunfal

Kim Jong Un regresó a Corea del Norte hoy viernes después de asistir a una cumbre con el presidente surcoreano Moon Jae-in, en la que se ambos comprometieron a eliminar las armas nucleares de la península coreana, pero sin proporcionar nuevas medidas específicas.

Mientras resonaba música pop, Kim y Moon se tomaron firmemente de las manos durante una espléndida ceremonia de despedida en el pueblo fronterizo de Panmunjom, mientras las fotos de su cumbre se proyectaban en una gran pantalla instalada frente al inmueble donde se reunieron.

Kim abordó entonces una limusina Mercedes Benz negra que lo llevó de regreso a Corea del Norte.

La cumbre era casi inconcebible hace apenas unos meses, después de un año en el que ambos países parecían estar al borde de la guerra.

80028-1bd05531478b1342d5082948ff0a427a.jpg

Detendrán hostilidades

Corea del Norte y Corea del Sur acordaron el viernes detener las hostilidades por “tierra, mar y aire” que puedan causar tensiones y enfrentamientos militares tras la primera reunión entre sus líderes en una localidad fronteriza.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, anunciaron que a partir del 1 de mayo se suspenderá la propaganda que ambas naciones emiten a través de altavoces colocados en la frontera, la más militarizada del mundo, y se desmantelarán los equipos de sonido.

Los países se comprometieron además a dejar de lanzar panfletos propagandísticos a través de la frontera.

Pyongyang y Seúl darán pasos para evitar los frecuentes enfrentamientos en torno a su frontera marítima occidental designando esa área como “zona de paz” y garantizando el trabajo seguro de los pescadores de ambos países.

Las Coreas tienen previsto mantener conversaciones militares en mayo para avanzar en la reducción de las tensiones.

De Corea del Norte irán a Pyogyang

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, visitará Pyongyang este otoño, según anunciaron el viernes las dos Coreas dentro de los acuerdos de su histórica cumbre en la ciudad fronteriza de Panmunjom.

El comunicado conjunto posterior a la reunión no concretó cuando se producirá la visita del líder surcoreano. Moon y el líder norcoreano, Kim Jong Un, se reunirán de forma regular e intercambiarán llamadas telefónicas a través de la línea habilitada recientemente, agregó la nota.

Abrirán "oficina de Comunicación"

Las Coreas acordaron abrir una oficina de Comunicación permanente en la localidad norcoreana de Kaesong y reanudarán las reuniones temporales entre las familias separadas por la Guerra de Corea (1950-1953) luego del histórico encuentro entre sus líderes el viernes.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, dijeron además tras la cumbre que intentarán aumentar los intercambios de civiles así como organizar actos deportivos y culturales conjuntos.

Se espera que la próxima ronda de reencuentros familiares tenga lugar alrededor del 15 de agosto, cuando las dos naciones celebran el aniversario de la liberación del gobierno colonial de Japón tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Los dos países prevén mantener conversaciones de alto nivel y otro tipo de negociaciones para implementar los acuerdos alcanzados en la cumbre.

Buscarán poner fin "oficial" a la Guerra de Corea

Corea del Norte y Corea del Sur anunciaron el viernes que impulsarán de forma conjunta conversaciones con Estados Unidos, y posiblemente con China, para poner fin oficialmente a la Guerra de Corea (1950-1953), que se cerró con un armisticio que hace que las dos naciones sigan técnicamente en guerra.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, dijeron tras su cumbre del viernes que buscarán un diálogo a tres bandas, incluyendo a Washington, o a cuatro, que sumaría también a Beijing, para convertir el armisticio en un tratado de paz que lleve una paz permanente a la península.

Esperan poder declarar el final de la guerra de forma oficial a finales de año.

Aunque el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dado su “bendición” para que las dos naciones rivales discutan el final del conflicto armado, no puede haber una solución real sin la participación de Washington y de otros actores implicados en la guerra ya que Corea del Sur no fue uno de los firmantes del armisticio.

Dicen que se desharán de las armas nucleares

Las dos Coreas acordaron el viernes deshacerse de las armas nucleares en la península aunque no presentaron medidas específicas para lograrlo.

Un comunicado conjunto emitido tras la cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, dijo que los dos países confirmaron su objetivo de lograr “una Península Coreana libre de armas nucleares mediante una completa desnuclearización”.

Corea del Norte mostraría así su disposición a negociar con su arsenal nuclear. En el pasado ya empleó el término “desnuclearización” para decir que se desarmaría solo cuando Estados Unidos retirase los 28.500 soldados que tiene desplegados en Corea del Sur.

El comunicado no indició qué otras medidas concretas tomará Pyongyang para el desarme.

80013-ea062193252ab66f52635fe50144e144.jpg

El pino de la concordia

Kim Jong Un y Moon Jae-in vertieron una mezcla de tierra y agua de las dos Coreas sobre un pino que plantaron en una localidad en la zona desmilitarizada que separa ambos países como símbolo de paz antes de retomar su esperada cumbre.

Los dos mandatarios destaparon además una placa de piedra ubicada junto al árbol con el mensaje “La paz y la prosperidad están plantadas”.

El pino data de 1953, el año en que terminó la Guerra de Corea con la firma de un armisticio. La tierra y el agua procedían de las montañas y ríos de las dos naciones.

Los líderes conversaron mientras caminaban solos hacia un puente cercano antes de volver a sentarse a la mesa de negociaciones en Panmunjom.

En un momento, Kim fue visto saludando a los fotógrafos mientras él y Moon continuaban la charla en sillas ubicadas junto al puente.

La esposa de Kim cruzó primero

Entre los invitados al convite hay reconocidas figuras de la cultura de ambos países, incluyendo Hyon Song Wol, la líder de la banda femenina Moranbong, elegida por Kim, y la estrella del pop surcoreano Cho Yong-pil.

La esposa de Kim Jong Un cruzó primero la frontera para asistir a una cena oficial tras la historia cumbre entre las dos naciones en una localidad fronteriza.

Kim cruzó al sur el viernes por la mañana para participar en conversaciones con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en Panmunjom. Kim estuvo acompañado por un grupo de altos cargos que no incluía a su esposa, Ri Sol Ju.

De acuerdo con el vocero de Moon, Yoon Young-chan, Ri cruzará la frontera para acompañar a su esposo y a Moon. La esposa del presidente surcoreano, Kim Jung-sook, también estará presente.

Reaccionan los residentes

Mientras tanto, residentes en la capital reaccionaron con cautela.

Jin Kum Il, un residente en Pyongyang, dijo refiriéndose al periódico estatal: “Vi la noticia hoy en el Diario de los Trabajadores sobre que nuestro respetado líder supremo partió para acudir a una cumbre Norte-Sur en el lado sur”.

“Esta reunión se celebra después de más de 10 años y espero que sea exitosa”, agregó.

Según otra residente, Kim Song Hui, Kim había dejado claro este año que intentará reparar la relación con Seúl.

8003-f05c8f4d1b4765c1671b2219569e0939.jpg

“En su discurso de Año Nuevo, nuestro respetado líder supremo Kim Jong Un ya destacó la importancia de mejorar las relaciones entre el Norte y el Sur”, dijo a un equipo de AP Television News.

Conservadores quemaron banderas

Activistas conservadores surcoreanos prendieron fuego a banderas norcoreanas durante una manifestación contra las conversaciones entre los líderes de las dos Coreas.

Cientos de personas se congregaron cerca de la localidad fronteriza de Panmunjom el viernes para protestar contra la cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

Los activistas prendieron fueron a dos banderas norcoreanas de papel con las imágenes de Kim, su padre y abuelo, ya fallecidos.

Además corearon lemas como “¡Moon Jae-in, dimisión!“.

No se reportaron actos violentos de importancia.

Heridas a sanar

Corea del Sur dijo que el líder del Norte, Kim Jong Un, se refirió a los norcoreanos que huyeron del país durante una discusión sobre las perspectivas de paz entre las dos naciones rivales en la cumbre con el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

El portavoz de Moon, Yoon Young-chan, dijo que Kim mencionó a los desertores entre las personas que tienen muchas expectativas puestas en la reunión, para curar las heridas del pasado y mejorar las relaciones entre las Coreas.

“Deberíamos valorar esta oportunidad para que las cicatrices entre el Sur y el Norte puedan curarse”, dijo Kim según fue citado por Yoon.

Según Yoon, Kim agregó: “La línea fronteriza no es tan alta; con el tiempo se borrará si mucha gente pasa sobre ella”.

Pyongyang suele mostrar enojo hacia los desertores y a menudo acusa a Seúl de secuestrarlos o de tentar a sus ciudadanos a huir del país.

En 2016, el Norte acusó a sus vecinos del sur de secuestran a 12 mujeres norcoreanas que habían trabajado en un restaurante en China y exigió que fuesen enviadas de vuelta al país. Meses después, Pyongyang calificó de “escoria humana” a un alto diplomático norcoreano que desertó al Sur.

Desde el final de la Guerra de Corea en 1953, alrededor de 30.000 norcoreanos desertaron al Sur.

Una historia de crudeza y guerra

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, hizo referencia a una isla surcoreana alcanzada por un ataque de artillería de Pyongyang que dejó cuatro muertos en 2010.

Según el vocero del presidente del presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, Kim señaló que los residentes de la isla de Yeonpyeong, que han estado viviendo con miedo a los ataques de artillería norcoreanos, y también las familias separadas por la Guerra de Corea (1950-1953) tienen grandes esperanzas en que las conversaciones entre las dos naciones ayuden a sanar cicatrices del pasado.

Moon pidió más reuniones entre los dos líderes y dijo que desea viajar al Norte para visitar el Monte Paektu, cerca de la frontera del país con China.

En las condiciones actuales el viaje sería incómodo, explicó Kim añadiendo que su país mejoraría sus redes de transporte si Moon decidiera visitarlo. El mandatario dijo además que la delegación norcoreana que asistió a los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang en febrero regresó impresionada por el servicio de tren bala surcoreano.

En respuesta, Moon apuntó que las dos Coreas podrían disfrutar de un servicio de trenes de alta velocidad si las relaciones mejoran y los países conectan sus redes ferroviarias a través de la frontera.

Vital la hermanita de Kim

El líder norcoreano Kim Jong Un le dio a su hermana menor un sitio en la mesa de negociaciones para la primera cumbre entre Corea del Norte y Corea del Sur en más de una década.

Kim Yo Jong ha surgido como la integrante más visible del régimen de Kim Jong Un después de su hermano, desde que ella se convirtió en la primera integrante de la familia gobernante norcoreana en viajar a Corea del Sur a principios de febrero para acudir a los Juegos Olímpicos de Invierno.

Estaba en la delegación de Kim cuando cruzó la frontera que divide ambas Coreas el viernes por la mañana, y se sentó junto a él mientras iniciaba su primera ronda de conversaciones con el mandatario surcoreano Moon Jae-in.

El único otro funcionario norcoreano presente fue el exdirector de inteligencia Kim Yong Chol, el principal funcionario a cargo de las relaciones con Corea del Sur.

El histórico cruce de fronteras

El líder norcoreano Kim Jong Un dice que está listo para tener pláticas “sinceras y honestas” con el presidente surcoreano Moon Jae-in acerca de temas pendientes, y que las Coreas no deben repetir las ocasiones en que fueron “incapaces de cumplir nuestros acuerdos”.

Kim no hizo mención directa sobre el tema nuclear en la conversación con Moon que fue televisada.

Kim también dijo que esperaba que Moon disfrutara los famosos fideos fríos de Corea del Norte que serán traídos al banquete después de la cumbre.

En respuesta, Moon dijo que había grandes expectativas respecto a la cumbre coreana para que produzca un acuerdo que complazca a los pueblos de las Coreas y a toda persona pacífica en el mundo.