Puerto Rico: cuarto en feminicidios en Latinoamérica durante la cuarentena, primero en falta de respuestas

Aquí hay algunas cifras, para que entiendas.

"Deberías sonreír más", me dijo una vez un hombre, luego de mostrarle dónde debía dirigirse en la oficina donde trabajaba, en Washington, D.C.

Fue un comentario totalmente insensato de su parte, de carácter machista. Comentarios que aparentan una índole inocente, como ordenarle a una mujer que sonría, insólitamente lo son. De hecho, son una expresión sutil de violencia de género. El sexismo no se restringe a ninguna parte del mundo, es endémico en toda cultura fundamentalmente patriarcal como lo es la cultura puertorriqueña. Aceptar estas agresiones sutiles perpetúa las violencias más extremas. La violencia de género tiene muchísimas manifestaciones, desde lo imperceptible hasta lo innegable.

De enero a mayo de este año, los asesinatos de mujeres y niñas subieron un 92% en comparación con el mismo periodo en el 2019, según un análisis publicado por el Observatorio de Equidad de Género. El 92% representa 23 muertes, 11 más que en el año pasado. Cinco de estas muertes son clasificadas como transfeminicidios a causa de ser LGBTQI+, un aumento preocupante porque no hubo ningún caso durante el tiempo comparado. La información provista en el análisis fue extraída de los reportes en la prensa.

genero

Utilizando la data recopilada, el Observatorio llevó a cabo un análisis preliminar de las cifras de asesinatos de mujeres y niñas atados a violencia doméstica en Puerto Rico y el resto de Latino América durante la cuarentena. Puerto Rico ocupa el cuarto lugar, luego de Honduras, El Salvador y México. Este puesto es sumamente preocupante: representa que por cada 100,000 personas viviendo en Puerto Rico, suceden .094 asesinatos de mujeres a causa de violencia doméstica. De marzo 13 a abril 31 de 2020, significó que 3 víctimas murieron a manos de sus abusadores.

El análisis llevado a cabo por el Observatorio de Equidad de Género brinda números a la realidad alarmante de violencia a base de género en Puerto Rico, de la cual mujeres, niñas y personas LGBTQI+ sufren desproporcionadamente. Despunta la falta de respuestas en la política del país. La acción del gobierno de Wanda Vázquez Garced, quien llegó a ocupar el puesto de Procuradora de las Mujeres, ha sido insuficiente.

Necesitamos que el gobierno de Puerto Rico provea más respuestas a la crisis que nos enfrentamos las mujeres, niñas y personas LGBTQI+. El gobierno debe crear un plan que explique cómo pretenden abordar la crisis de violencia de género, desde sus manifestaciones más sutiles hasta los feminicidios. Un paso adelante sería aprobar el Proyecto del Senado 1654 para establecer la Ley para Declarar un Estado de Emergencia por Violencia de Género en Puerto Rico.

¿Cuántes más debemos sufrir y morir para que se haga algo al respecto?

 

(Nota del editor: La autora, Adriana I. Rivera Rivera, es miembro de los Laboratorios de Acción Cívica, MPA. Es etudiante subgraduada de Estudios Enternacionales y Sistemas de Justicia, en la Universidad del Sagrado Corazón).