Puerta abierta a nuevas experiencias deportivas

Unos dicen que en Puerto Rico no puede haber atletas invernales porque somos una nación tropical. Que a pesar de que Charles Flaherty quiere representar a Borinquen en las Olimpiadas de Invierno Pyeongchang 2018 del 9 al 20 de febrero, la meta del chamaco de 16 años es simplemente eso: una aspiración que, aunque ya casi es un hecho, volverá a romper con la tradición deportiva del patio.

giphy9-ecba5a1fac828197d892e8855a747bf5.gif

Sin embargo, para la presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR), Sara Rosario, la mirada a este dilema, cuya génesis –pudiera decirse– comenzó en los Juegos de Sarajevo 1984, va más allá del tradicionalismo y las disputas de esa naturaleza. Es decir, “se trata de nuevas oportunidades para el país” y por tanto, de acuerdo con Rosario, deben ser vistas en ese contexto y en la línea de los reglamentos del COPUR.

“Esto se da bajo el cumplimiento de nuestra reglamentación. La Federación Puertorriqueña de Atletas de Invierno (FPAI) es una federación bastante nueva, no tan sólida, con relación al tiempo que lleva operando y a la cantidad de atletas. Por lo tanto se decidió reconocer el organismo por seis meses, para finalmente hacer un análisis responsable con una logística que nos permita organizar una federación más completa que, de cara al futuro, nos permita participar en otros Juegos Olímpicos de Invierno y con más atletas igual que Flaherty”, explicó la presidenta en entrevista con El Calce. 

giphy115-9bf8ece01fe1dd180d4a70bd16263ec5.gif

Y es que a pesar de que la FPAI no había sido admitida bajo la sombrilla del COPUR y que en septiembre Rosario había sentenciado que la participación olímpica de un país era un asunto serio donde solo las federaciones afiliadas al Comité Olímpico tienen ese derecho, este mes el ente deportivo le confirmó al organismo una afiliación temporera para que Flaherty ponga el nombre de Puerto Rico en Corea del Sur. En ese sentido, según Rosario, el futuro del deporte invernal en Puerto Rico está condicionado al cumplimiento con el COPUR, no al detalle de que no hay nieve en el trópico.

“Hay mucha discusión sobre si debemos participar o no debemos participar en los Juegos Olímpicos de Invierno. Obviamente, aquí [en Puerto Rico] no hay nieve, por lo que la federación tiene que trabajar directamente con los atletas puertorriqueños que se tienen que ir a otros países. El objetivo es ese, que se trabaje pensando en el futuro y no solamente en el ahora. Esa debe ser la dirección a partir de este momento”, subrayó, no sin antes destacar que el deporte nacional buscará multiplicar sus éxitos en el venidero ciclo olímpico.

giphy27-6387a4e5d596d5678e9aefa43f6e46c7.gif

Rosario no perdió la oportunidad para reconocer que, si bien la adición de nuevas disciplinas olímpicas, como el Golf, el Surfing y el Ski llegan para enriquecer la oferta recreativa del patio, es importante tomar en consideración la evolución femenina en otros deportes de ámplia tradición nacional.

“Tenemos deportes para seguir desarrollando y cosechando alegrías. Y también tenemos nuevas heroínas, como Adriana Díaz en Tenis de Mesa, María Pérez en Judo, el primer Oro olímpico con Mónica Puig en Tenis, la clasificación mundialista en el baloncesto femenino y el resto de los triunfos. El próximo ciclo olímpico debe seguir esa evolución”, afirmó.