Proponen darle machete al salario mínimo en Puerto Rico y tú probablemente ni lo sabías

Un proyecto de ley mercadeado como un salva vida para la economía de Puerto Rico, en realidad está disfrazando una reducción sustancial en el salario mínimo para todos los empleados en la Isla.

WHAT?!

source1-b6b1118cedc210942612a409091d305a.gif

Se trata del Economic Mobility for Productive Livelihoods and Expanding Opportunity (“EMPLEO”) Act de la autoría del congresista de la Florida, Marco Rubio.

En un principio, tal y como se había divulgado la medida, se pensaba que el proyecto iba a subsidiar un aumento de salario a los empleados que se ganaban $7.25 por hora hasta llevarlos a $10.00.

El problema es que cuando uno lee con detenimiento la medida, realmente lo que esconde detrás es que el salario mínimo por hora, sería reducido a $5.00 por hora para  entonces activar unos subsidios que se aplicarían de la siguiente manera:

  • Un empleado que gane $5.00 por hora, recibiría un subsidio directo  gubernamental en su cheque de $2.50 para llevar su salario a $7.50.
  • Otro ejemplo, si un empleado gana $8.00 dólares por hora, su patrono recibiría un subsidio de $1 elevando su salario por hora a $9.00

No suena mal, PERO aquí es que viene el catch. 

source1-ab10f827134fe6471f6ec8fb12f2aba2.gif

El problema con este tipo de medidas es la discreción con la que podría verse afectada. Sin contar, que estaría reduciendo de la noche a la mañana el salario mínimo de todos los empleados en Puerto Rico, lo que podría tener un efecto monumental, sobre todo en aquellos que ganan sobre el umbral de 10 dólares, pues las compañías se verían incentivadas en contratar a personas por un costo menor y provocar desplazamientos.

El EMPLEO Act, es mucho mas agresivo en este sentido que PROMESA, pues recordemos que el proyecto federal que creó la Junta de Control Fiscal contiene una disposición, que solo se puede activar a petición del gobernador, de reducir el salario mínimo a $4.25 a aquellos menores de 25 años, por un tiempo dispuesto en la Ley.

El argumento detrás del EMPLEO ACT, según esbozado por uno de los asesores que ayudó en su redacción, Oren Cass, es que el salario de $7.25 es demasiado alto para la economía de Puerto Rico en términos netos, pues no es mucho dinero lo que provoca que la gente se quede en la casa recibiendo asistencia gubernamental.

El asesor conservador ha argumentado en una columna que la propuesta es creativa, compasiva y con herramientas de mercado para atender los retos que tiene la economía de Puerto Rico.

“Reducir el salario mínimo crearía mas empleos base y haría mas atractivo la contratación, motivando a los patronos a contratar mas personal”, asegura Cass, quien añade que atando la reducción salarial a subsidios no afectaría el trabajo ni los salarios de aquellos que ya están empleados, pues simplemente haría mas atractivo a aquellos que no trabajan buscar trabajo.  

Será interesante ver la evaluación técnica que haga la Oficina del Congreso sobre el costo de esta medida para el fondo general de los Estados Unidos.