Preocupante el alza en los delitos de violencia sexual

int16828-3bed86a245089acb9334b1f94d532ba5.jpg

El secretario de Justicia, César Miranda, destacó hoy la preocupante cifra que se ha alcanzado este año la violencia sexual, que se ha incrementado en 3.66 por ciento, en comparación con 2014, cuando fue de 3.66 por ciento.

“Por cuatro años consecutivos hay una reducción sustancial en las estadísticas de asesinatos y delitos Tipo 1, pero nos preocupa el aumento en los delitos de violencia sexual”, afirmó el secretario de Justicia en conferencia de prensa junto a otros funcionarios públicos.

Miranda recalcó que no se puede bajar la guardia, sino seguir denunciando todo lo que constituya algún tipo de agresión sexual en las comunidades.

Dijo también que continuarán con la campaña de divulgación para que se denuncie a la Policía cualquier agresión de índole sexual, ya que los actos lascivos se han transformado en el crimen sexual más recurrente.

El superintendente de la Policía, José Caldero López, expresó que dentro de la clasificación de agresión sexual se encuentran las violaciones, la sodomía, los actos lascivos, la violación técnica y el incesto.

Caldero López insistió que la mayoría de los casos son reportados por amistades o trabajadores sociales y casi siempre los violadores son familiares o amistades.

La procuradora de la Mujer, Wanda Vázquez Garced, ofreció una radiografía sobre lo significativa que resulta la violencia sexual en el país.

“Porque no solamente es la víctima, son los padres, los familiares, los compañeros de trabajo, aquellas personas que conocen que este niño, adolescente o mujer está siendo víctima de abuso”, manifestó Vázquez Garced.

La procuradora concordó con el superintendente de la Policía en que la mayoría de los agresores se encuentran bajo el mismo techo.

La secretaria del Departamento de la Familia, Idalia Colón Rondón, presentó el informe solicitado al Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, que detalla las cifras del maltrato de menores en la Isla.

Indicó que el 75 por ciento de las víctimas son niñas, donde el sector más afectado está entre los 12 a 14 años de edad y el segundo entre los 2 a 5 años.

El 89 por ciento de los violadores son padres o padrastros, lo cual dificulta la denuncia de las víctimas por miedo, según la secretaria de la Familia.

La funcionaria hizo hincapié en la necesidad de concienciar acerca de este delito y las estrategias que abran paso a la reducción de esta problemática.

Además, exhortó a las víctimas de violación que recurrian a ayuda médica en los hospitales, donde existen los protocolos necesarios y la realización de análisis para detectar si hubo algún contagio de enfermedades de transmisión sexual por el acto.